08/06/2021
Mendoza

Guaymallén: asambleas en los galpones municipales por salario y vacunas

Vamos por un plan de lucha en toda la Municipalidad

A seis meses de cerrada la paritaria municipal del distrito mendocino de Guaymallén, acordada entre el intendente Marcelino Iglesias y la conducción0 del SOEMG (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Guaymallén) de espaldas a los trabajadores, se hace sentir la fuerte pérdida del valor de salarios.

Con un 5% de aumento para 2020 y un 20% para 2021, en cómodas cuotas, es un ajuste a fondo a los salarios municipales. Eso contra una inflación interanual que se acerca al 50%, y solo en los cinco meses que van del año ya se consumieron el aumento que aún no se terminó de cobrar. Esto cuando en algunos galpones se trabaja de lunes a lunes, para poder hacer un extra con tickets extraordinarios (en negro). Una Asignación de Clase A tiene como básico menos de $11.000, abajo de la mitad de la línea de indigencia.

Mientras tanto, el intendente Iglesias garantiza el negociado de la privatización. Mantiene los contratos con Santa Elena y a las constructoras privadas les otorgan cada vez más obras, recorridos de recolección y limpieza de cunetas, para quitar tareas a los empleados del municipio.

Se despiertan energías de lucha

En medio del crecimiento de contagios y muertes por Covid-19 en el municipio, apenas ha comenzado la vacunación en el sector de servicios públicos y los protocolos son casi inexistentes en los demás lugares. La planta municipal no ha parado en ningún momento de cumplir tareas, exponiéndose desde el principio de la pandemia a trabajar sin protocolos claros. Han sido super esenciales.

Los delegados combativos de SITEA (Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados) de Guaymallén tomaron nota de esta situación, y luego de presentar el reclamo formal comenzaron con asambleas pidiendo la vacunación para todos los sectores y una recomposición salarial acorde a la inflación actual.

Esto ha despertado el interés de los y las compañeras de base, que votaron avanzar en medidas de fuerza en el sector de obras municipales si no surgen compromisos y cronogramas de vacunación. Entienden que el abandono del sindicato municipal y otros gremios es total, y se apoyan en los delegados combativos frente a un gobierno antiobrero.

Vamos por asambleas y plan de lucha en toda la Municipalidad

Esta energía puede ser trasladada al resto de los galpones y el edificio municipal. Se trata de dejar atrás la expectativa en una burocracia sindical que ha abandonado los reclamos municipales y desmovilizado al sindicato. La oposición ligada al Frente de Todos, por otro lado, aun teniendo una influencia en delegados y centrales sindicales no quiere “hacer olas”.

Solo la fuerza organizada de la base de los trabajadores municipales puede lograr una recomposición salarial de emergencia, la vacunación para todos y todas, y la mejoría de las condiciones laborales. El proceso de lucha que encontró Marcelino en diciembre del año pasado no se ha cerrado.

¡Vamos por el triunfo de todos los reclamos municipales!