Sindicales

28/10/1993

|
405

Hospitales Neuquén: Paro por tiempo indeterminado

Las “negociaciones” con el gobierno provincial, en función de las cuales la dirección del CTA levantó inconsultamente el paro provincial del 8 de octubre, no duraron ni 48 horas. Como estaba archianunciado, sin la presión del paro provincial, sin un plan de lucha y sin nuevas movilizaciones votadas, el poder ejecutivo se limitaría a repetir su excusa: “No hay plata. No podemos dar un aumento salarial que incremente el déficit”.


La Comisión Directiva de ATE había convocado para la misma fecha de las “negociaciones”, a un Congreso de Trabajadores de Salud, al cual asistieron delegados de toda la provincia, 150 compañeros. En el segundo día de sesiones, cuando se conoció la respuesta del gobierno, se votó el paro por tiempo indeterminado a partir del lunes 25 y la huelga de hambre con carpas frente al hospital Neuquén.


Durante el Congreso, la agrupación Naranja y Blanca distribuyó un volante insistiendo en la imperiosa necesidad de sumar al resto de los estatales a esta lucha, sobre la base de los reclamos salariales comunes, ya votados hace más de tres meses.


En el segundo día del Congreso, se levantaron algunas voces con este reclamo, que fue recibido con una cerrada negativa por parte de la conducción de ATE. Hace más de dos meses que dicen lo mismo: “el resto de los estatales no está en condiciones de salir a una lucha”.


Lo concreto es que la orientación del degennarismo es mantener aislada a la lucha de la salud.


La Naranja y Blanca, en su volante, llamaba a la Junta Interna y a los activistas de salud, a crear “dos, tres … muchos hospitales”, incitando a este sector a jugar el papel que la directiva se niega a realizar.


Para las posibilidades de victoria de esta lucha, es vital lograr extenderla a otros organismos estatales, es decir, formar piquetes para llamar a los estatales a votar la huelga indefinida. Esta extensión se debe dar a partir del eje salarial, reclamo convocante de una lucha unitaria.


La Comisión Directiva de ATE, ayer se “encerró” en la toma de la Subsecretaría y ahora se “encierra” en la huelga de hambre. Se impone una convocatoria de los sectores de salud en lucha a un plenario abierto de delegados y activistas allí mismo, en las carpas.


Retomar el planteo del paro provincial y un plan de lucha del conjunto de la Coordinadora de Gremios Estatales. Ese es el camino.