02/06/2016 | 1413

Ingenio San Juan: una lucha que no ha concluido

Después de intensas jornadas de lucha, con cortes en unos de los accesos principales a la Capital, olla popular permanente en la puerta de fábrica, movilizaciones y la amenaza de instalar un acampe permanente en la Plaza Independencia, se logró que la justicia provincial designe un nuevo administrador y por esa vía se ponga nuevamente en funcionamiento al ingenio -en esta fase en tareas de alistamiento del mismo- para permitir el pleno funcionamiento de la fábrica


Después de intensas jornadas de lucha, con cortes en unos de los accesos principales a la Capital, olla popular permanente en la puerta de fábrica, movilizaciones y la amenaza de instalar un acampe permanente en la Plaza Independencia, se logró que la justicia provincial designe un nuevo administrador y por esa vía se ponga nuevamente en funcionamiento al ingenio -en esta fase en tareas de alistamiento del mismo- para permitir el pleno funcionamiento de la fábrica. Por el momento, ingresaron 150 trabajadores sobre un total de casi 400 trabajadores y empleados. Se ha logrado también un adelanto de 4 mil pesos, a cuenta de la deuda salarial acumulada en la zafra del año pasado por la anterior administración y la promesa de que se haría efectivo el pago de la deuda total en las próximas semanas.


En todo este proceso de lucha la burocracia de FOTIA estuvo completamente ausente. En tanto, la dirigencia del sindicato obrero del ingenio como del sindicato de empleados, fueron desbordados y arrastrados por el activismo, que por medio de asambleas fueron votando las distintas alternativas de lucha, mientras las conducciones sindicales intentaron en todo este proceso desgastar y desmoralizar a los trabajadores. Incluso  a la hora de seleccionar a los trabajadores que ingresaron en esta fase, estas dirigencia armaron junto a la nueva patronal la lista en la que dejaron afuera a muchos de los activistas destacado en la lucha.


En la primera semana de reapertura, la nueva patronal, dueña de Tecnocontrol SA, dejó en claro que carece de capacidad financiera y experiencia en la producción azucarera. El intento de que los trabajadores hicieran sus tareas sin luz, sin agua, y bajo un clima de prepotencia fue parada en seco por los trabajadores que en asamblea decidieron parar y volver a los piquetes en los accesos a la capital. Bajo esa presión obrera, la luz y el servicio de agua fueron restablecidos. 


Tecnocontrol SA aparece como una administración transitoria, testaferra de funcionarios del gobierno que sirve para restablecer precariamente el funcionamiento del ingenio y a la vez como pantalla para tapar diversos negociados que diversos sectores están armando para apoderarse de las tierras del ingenio (es el ingenio tucumano con mayor extensión de caña propia).


El estado de alerta permanente se mantiene y en los próximos días, cuando comience la molienda se verificará si el conjunto de trabajadores son incorporados y si efectivamente se ha realizado el pago de las deudas pendientes.


 La lucha no ha concluido