22/07/2010 | 1138

Jornada nacional de movilización bancaria: un fiasco

El 14 de julio se realizó la jornada nacional de movilización del gremio bancario, en el marco de los reclamos incumplidos por las patronales.

La movilización nacional de un gremio que dice tener unos 40.000 mil afiliados “movió” solamente mil personas. A esto se reduce el aparato de Zanola, sumido en una de las crisis más profundas de su historia. En varias provincias había más micros que gente, como en Tucumán y Mendoza. En Buenos Aires, se movieron nada más que 300 personas.

La jornada fue un fiasco. En lugar de la tan anunciada concurrencia al acto central de la cúpula de la CGT (Moyano y Viviani), vinieron un canillita devaluado y Recalde. En ese marco se pudo ver la lucha de facciones que tiene lugar al interior del gremio en el propio acto, cuando al secretario general, Palazzo, le cortaron el sonido durante 30 minutos. A sabiendas de que le habían soltado la mano, en un discurso radicalizado (para un gordo de la CGT) dijo que el gremio apoyaba el reclamo del 82% móvil y que se iría a un paro por el cumplimiento de los reclamos.

Nosotros no nos engañamos: lo que hacen la burocracia y sus facciones es ganar tiempo para una negociación con el interventor y la Justicia. Los reclamos de los compañeros son una fachada para esto. En lo que va del “plan de lucha”, no se entró en ningún Banco privado a interferir en la atención al público y, mucho menos, se convocó a los bancarios para luchar por sus reivindicaciones.

Basta de diletancia, vayamos al paro por lo nuestro. Los compañeros de call centers están que explotan por el pase a planta y otros reclamos; en las sucursales, la flexibilización laboral y las presiones de ventas no se aguantan. Pero esto significa, además, pedir que ingrese personal. Esta es una lucha que sólo los bancarios vamos a dar, y no la repodrida burocracia. Vamos por el aumento del mínimo y la reapertura de paritarias. El tiempo de vida del zanolismo estará dictado por la demora del reagrupamiento de los sectores combativos.

En esta nota