07/05/2021

Jubilados: el gobierno avanza con el saqueo

Preparan un aumento de entre el 10 y 12%.

Ph Juan Cruz @ojoobrerofotografia

El nuevo índice de movilidad que se calcula para junio, mes en el que se ajustan los haberes jubilatorios, sería  entre el 10 y el 12%. Los voceros del gobierno ya salieron a decir, como lo hicieron con el miserable 8,07% de marzo, que “los jubilados le ganan a la inflación con esta nueva fórmula”.

En marzo, los jubilados perdieron en toda la línea, ante una inflación del 13% para el primer trimestre del año, que el gobierno debió enmascarar pagando un bono en cuotas, fuera de los haberes para las jubilaciones debajo de $30.000.  A esta pérdida neta se le suma la pérdida  durante el 2020 por la suspensión de la movilidad que devaluó las jubilaciones, consistente en  un 0.6% para la mínima y hasta un 8.7%% los de haberes mayores.

La inflación sigue un curso ascendente aproximándose al 17 % en el primer cuatrimestre,  con 4,8% en marzo y 3,8/4% en abril lo que es una marcha anual superior al 50% y difícilmente los aumentos del semestre compensen la inflación del período.

El monto a cobrar en junio de la mínima quedaría entre $22.628 y $23.245. Por su parte la Puam pasaría de $16.457 a un beneficio entre $18.102 y $18.596 (Cronista.com 06/05/21). El retroceso jubilatorio es de características históricas, equivalente a la cuarta parte de  la canasta familiar, que  como reclaman los choferes, está en $100.000 y la canasta mínima jubilatoria está en $ 65.000.

La desvalorización de los haberes jubilatorios ha seguido una marcha sistemática. Al 19,5% de perdida durante el gobierno de Macri, se suma la desvalorización albertista del 2020 y de lo que se consolidará mientras rija esta nueva movilidad regresiva  armada para garantizar los superávits de las finanzas públicas.

Nueva movilidad, ajuste  y reducción del 6% de presupuesto para jubilaciones

El gobierno de Alberto Fernández, junto con su ministro Guzmán han consolidado un sistema de saqueo sistemático a los  trabajadores y jubilados ya que tanto las paritarias de los estatales, la movilidad jubilatoria y el Salario Mínimo resuelto con el acuerdo de las direcciones de la CGT y de la CTA, establecen aumentos por debajo de la inflación que superará ampliamente el 29% presupuestado por Guzmán en acuerdo con el FMI.

Recientes informes económicos, que sostienen la idea de que las jubilaciones y los sueldos de los estatales son un gasto,  no pueden ocultar la algarabía del gobierno ya que han logrado achicar del déficit fiscal, tal como lo exigido en las negociaciones con el FMI, a costa de la reducción del 6% de los gastos jubilatorios.

La consultora Invecq  lo festeja diciendo en su informe “Que la golondrina haga verano” (La Politica online, 25/04/21), informando que el gasto en jubilaciones se redujo en el primer trimestre en 42.600  millones de pesos respecto al 2020 y agregando a cartón seguido  como un gran logro la reducción del 10,9% el gasto en salarios.

En el punto del saqueo a los trabajadores y a los jubilados no hay encontronazos entre los Guzmán y los Basualdo, tampoco con la derecha macrista porque el contenido estratégico de reducir el “gasto” fiscal a expensas de los jubilados lo comparte por completo.

Apuntemos una vez más que las nuevas resoluciones de eximir a las patronales de pagar sus aportes, profundizan el desfinanciamiento del sistema en beneficio de las patronales.

El otro ajuste: reducción de los haberes por no llegar a los 30 años y reducción aunque se  llegue

Una situación que se viene desarrollando e incrementado es la imposibilidad de acceder a la jubilación ordinaria de miles de trabajadores que han sido víctimas directas de la desocupación, del trabajo en negro y de la precariedad laboral. Uno de los sectores mayoritarios, sometidos a la informalidad son las Trabajadoras de Casas Particulares, casi exclusivamente mujeres. La imposibilidad de millones de trabajadores que han sido explotados toda su vida, en trabajos penosos, insalubres, mal pagos y sometidos a todo tipo de abuso es cada vez mayor.

Los datos publicados en enero  ya  planteaban una reducción a la mitad de las altas por jubilación durante el 2020. Fueron 115.196 frente a las 221.451 de 2019 y las altas por pensión  por viudez pasaron de 99.901 en el 2019 a 73.356 el año pasado, casi un 27% menos (Clarín 29/01/21) lo cuál significa que aprovecharon la pandemia para trabar miles de trámites.

Una actualización de datos  en el Boletín Estadístico de la Seguridad Social indica que se jubilaron 157.689 personas y sólo 54.163 (35%) accedió con 30 años o más de aportes y pasarán a cobrar entre el 40 y el 65% del sueldo en actividad porque se calcula sobre el promedio de los últimos 10 años, dejando en el olvido toda referencia al 82%.

De  los 103.526 restantes  tuvieron  que recurrir a las moratorias 66.466 que les permitirán acceder a la mínima, aunque durante 60 meses deberán pagar su jubilación. La moratoria para las mujeres  vence en el 2022 con los cuál no podrán jubilarse a los 60 años como hasta la fecha.

Los otros 37.060 entraron en  la PUAM , Pensión Universal al Adulto Mayor,  equivalente al 80% de la mínima, que no da derecho a pensión  y en la que las mujeres tiene acceso a partir de los 65 años, con lo cuál se les agregan 5 años más a la edad jubilatoria

Salir a una nueva jornada nacional autoconvocada de las organizaciones de jubilados

El Plenario de Trabajadores Jubilados intervino  en  la reunión nacional de la CSC y llevó adelante la resolución de hacer un Plenario Nacional.

Allí se resolvió tomar como ejes centrales la lucha por las vacunas para todos,  el aumento de emergencia  para recuperar lo perdido y una moratoria que resuelva la situación de los miles y miles que no pueden jubilarse.

Se  impulsa una nueva Jornada  Nacional Autoconvocada de Organizaciones de Jubilados , junto a organizaciones de lucha de los trabajadores, contra el saqueo impuesto por la nueva movilidad, reclamando el 82% y la movilidad automática sobre la base de los sueldos o de la inflación, lo que de mejor. Se plantea la recuperación de lo perdido con Macri y con Fernández, un aumento de 15.000 pesos, proporcional a la escala jubilatoria y la mínima de $65.000 equivalente a la canasta básica del jubilado.

La Jornada Nacional tendrá también el eje del reclamo de una moratoria universal y de que las PUAM y otros beneficios jubilatorios sean equivalentes a la jubilación general y la defensa incondicional de las cajas provinciales junto con la exigencia de la  restitución de los aportes patronales, la dirección electa por parte de trabajadores y jubilados de Anses, de las cajas provinciales, del Pami y de las obras sociales está a la orden del día.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Lo anunciaría el gobierno como "compensación"... de lo que perdieron con la nueva movilidad.
Realizan actos en Plaza de Mayo y distintos puntos del país.
Las elocuentes declaraciones de Humberto Giobergia, director provincial de la Caja de Jubilaciones Provincial.
Organizaciones pidieron reunión con el presidente y movilizarán el 9 de junio.