11/08/2021
Movilidad jubilatoria

Jubilados, un nuevo “aumento” de indigencia

El incremento de septiembre será del 12,3%. La mínima no llegará a los $26.000.
jubilados bono aumento miseria

Alberto Fernández ha anunciado que el incremento correspondiente a septiembre para las 7,1 millones de jubilaciones y pensiones será del 12,3%. Esto llevará la jubilación mínima de $23.065 a $25.922, y al tope de la máxima de $155.204 a $174.433 (no rige para las jubilaciones de privilegio).

También anunciaron que cobrarían las primeras mujeres que pudieron agregar a la moratoria las tareas de cuidado (un año por hijo, dos años más si recibieron AUH, y los meses de embarazo y licencia postparto), aunque sin aclarar cuántas son. Con estos anuncios el presidente y Fernanda Raverta, titular de la Anses, pretenden mejorar su deteriorada imagen electoral.

Sucede que después de tanto insistir en que los jubilados le ganaban a la inflación, debieron reconocer desde el primer momento de aplicada la nueva fórmula de movilidad que el desfasaje era tan palpable que obligaba a bonos compensatorios. Por eso dieron $1.500 en abril y mayo y $5.000 en agosto -solo en las escalas más bajas-, a cobrar por única vez, es decir mientras se perpetúa hacia el futuro la confiscación.

Las jubilaciones tampoco le ganan al salario mínimo, vital y móvil, que en septiembre será de miserables $29.160. Esto cuando en julio, se necesitaron $34.580 para no ser indigente y $ 64.994 para no ser pobre.

Sin duda, la masa de los jubilados que cobra la mínima forma parte de los 18,1 millones de pobres que se registran en el país -frente a los 15,6 millones del primer trimestre de 2020 (Clarín, 4/8). En forma sistemática, por el achatamiento de las jubilaciones, cada vez más forman parte de la mínima y cada vez más forman parte de la pobreza o más exactamente de la indigencia.

Se plantea enfrentar la política de los Fernández y Raverta, que han continuado firmemente el saqueo a los jubilados que tanto criticaban al macrismo.

La lucha por una movilidad automática basada en la inflación o en el aumento de los sueldos, la defensa del 82% y del trabajo en blanco, la exigencia de la restitución de los aportes patronales, de un aumento de emergencia y de una moratoria general para los que no tienen aportes en blanco ha sido el programa de las movilizaciones de estos años y es sostenido en la pelea electoral únicamente por el Frente de Izquierda Unidad.

También te puede interesar:

La dirección camporista del organismo desistió de la apelación contra la vicepresidenta, pero no le reconoce el mismo trato a cientos de miles de jubilados.
Un repaso de las medidas económicas lanzadas luego de las Paso.
El 30 a colmar Plaza de Mayo para establecer una salida de los trabajadores. Escribe Eduardo Salas.
El gobierno propone una hoja de ruta que encubre recorte de partidas y coloca el pago de deuda entre las principales prioridades.
La intervención del intendente de Trelew da cuenta de los problemas del peronismo para contener la crisis social.
Por decreto establece la reducción de aportes e impulsa la transferencia de la asistencia social a las patronales.