03/08/2000 | 675

La burocracia a tiros contra los obreros del pescado

El viernes 28, poco antes de comenzar una asamblea de trabajadores del pescado convocada por la Comisión Provisoria del Soip, una patota de la burocracia, integrada por Aníbal Quivade, Daniel Manes, Miguel Palazzo y Sergio Ledes, agredió e hirió de bala a un estudiante de derecho, miembro de la red de solidaridad con la organización. Los agresores se movilizaron en un coche de uso habitual de la burocracia y huyeron frente a la reacción de los asambleistas. La Comisión Provisoria lanzó una campaña pública de denuncia exigiendo el pronunciamiento de todas las organizaciones. Ha sido presentada una denuncia penal, aportando los datos de los agresores y del móvil en que se desplazaron. Lo que se transcribe a continuación son párrafos del comunicado de prensa emitido inmediatamente después del hecho.


La Comisión Directiva Provisoria denuncia ante la opinión pública y los compañeros de la industria del pescado que momentos antes de comenzar la asamblea convocada para posibilitar la distribución de tarjetas alimentarias a todos los compañeros que no la han recibido, se hizo presente en nuestro local un grupo armado con la clara intención de impedir la normal realización de la misma. Con esos fines llegaron al extremo de herir a un compañero, quien se encuentra fuera de peligro.


Este grupo, compuesto por elementos ajenos al gremio y de frondoso prontuario, es regularmente reclutado por la ex Comisión Directiva con la finalidad de hacer callar la voz de los trabajadores.


La Comisión Directiva Provisoria repudia la agresión perpetrada y comunica que no bajará los brazos en su lucha por recuperar plenamente su organización sindical, para llevar adelante el mandato votado masivamente en asambleas: la defensa de los derechos de los trabajadores del gremio, garantizando el blanqueo de todos los trabajadores del pescado y reclamando el aumento del básico y la garantía horaria.


Llamamos a todas las organizaciones a hacer público su repudio frente a estos hechos y a apoyar el esfuerzo de los trabajadores de la industria por recuperar su sindicato, erradicando a la patota de los usurpadores del Soip.