24/09/2020

La burocracia estatal de Santa Fe entrega la paritaria por sumas fijas de miseria

Los montos acordados representarán en diciembre una pérdida de al menos 27% del salario.

Jorge Molina (UPCN) y Jorge Hoffman (ATE).

Las seccionales santafesinas de UPCN y ATE (estatales) acordaron con el gobierno provincial de Omar Perotti sumas no acumulativas, no remunerativas ni bonificables. Es decir, serán sumas que no irán al salario básico ni formará parte de la obra social, del aguinaldo y de la jubilación (desfinanciando más aún la caja previsional).

El acuerdo consiste en sumas que arrancan en $4.000 para las categorías 1, 2 y 3 (que son la inmensa mayoría de los trabajadores). En octubre, pasa a ser una suma fija de $4.500, y en noviembre a $5.000. El sindicato de médicos también aceptó esta propuesta, más un bono extraordinario de $4.600 por la tarea que realizan.

Con esto, la burocracia de UPCN y ATE cerró la persiana hasta fin de año, ya que en la mesa paritaria se decidió volver hablar recién en diciembre.

El acuerdo, sellado de espaldas a todos los trabajadores del Estado, representa lisa y llanamente un nuevo mazazo al salario. Un aumento de $4.000, para un promedio salarial que se ubica en $35.000, significa un “incremento” del 11% en promedio, cuando la inflación acumulada en 2020 al mes de agosto se encuentra en 19%. Cuando en diciembre, la inflación acumulada llegue al 41% (si no es que más, producto de la devaluación de la moneda) los estatales recibirán $5.000, una suma que representa solo 14% sobre el salario.

Recordemos que, ni bien asumió en diciembre pasado, Omar Perotti eliminó la cláusula gatillo que actualizaba (aunque mal y con retraso) el salario de acuerdo a la inflación. A partir de allí, el gobierno mantuvo a los trabajadores durante meses con la paritaria eliminada de hecho, mientras la inflación crecía mes a mes, en el cuadro de crisis social agravada por la pandemia. Si a esto le sumamos que ya los trabajadores estatales vienen de años con salarios por debajo de la línea de pobreza, como consecuencia de la política salarial del Frente Progresista, ahora la situación es totalmente dramática.

Hay una competencia entre Jorge Hoffman (ATE) y Jorge Molina (UPCN) por ver cuál es el más oficialista. Mientras tanto, los trabajadores viven el deterioro de los salarios ponen el cuerpo y ponen el cuerpo en labores donde -como vienen denunciando- no se cumplen los protocolos de seguridad e higiene. Estamos pagando con la vida de los trabajadores la indiferencia de los gobiernos y las burocracias.

En este contexto es que Hoffman fue repudiado en un supermercado por trabajadores estatales.

Estatales y docentes

Todos los años, las paritarias comenzaban en la provincia con la docencia, y luego de cerrado ese acuerdo el gobierno continuaba con UPCN y ATE. Pero este año fue

exactamente a la inversa: tras el acuerdo con estos, el Ejecutivo ha comenzado la discusión con la gremial docente, Amsafe, dirigida por la burocracia de Sonia Alesso.

El motivo de ello es que esta se encuentra jaqueada por la docencia y las seccionales opositoras, en un proceso donde la combativa Amsafe Rosario cumple un rol clave. Los docentes de Santa Fe vienen de una seguidilla de paros y acciones de lucha, muy a pesar de Sonia Alesso. En este cuadro de crisis, la secretaria general tuvo que tirar para adelante la definición paritaria, de igual manera que a Perotti le convenía primero sentarse a cerrar la paritaria con la burocracia estatal, que no tiene una oposición fuerte que la cuestione.

En este punto, vale señalar que la Lista Verde que dirige la seccional de ATE Rosario, si bien se opone a este acuerdo paritario ruinoso, no ha roto con la línea general de la Lista Verde nacional de Víctor De Gennaro, que metida está de lleno en el pacto social del gobierno nacional. Los distintos conflictos que van estallando en las distintas dependencias u hospitales muestran una enorme bronca, que se suma a la de los municipales. Sin embargo, estas no encuentran un canal de oposición sindical de conjunto, que para ser consecuente debe romper cualquier tipo de atadura a la política del gobierno de Alberto Fernández y mantener la más completa independencia sindical.

Por otro lado, se encuentran abiertas las paritarias nacionales que también corren el riesgo de ser miserables. Hugo «Cachorro» Godoy (ATE) y Andrés Rodríguez (UPCN) firmaron a mitad de año una paritaria cero y siguen en una pasividad eterna sin un plan de lucha, a la espera de la segunda oferta del gobierno. Tal es la inactividad que distintos sectores estatales, como es el caso de los trabajadores de Conicet, se están organizando por fuera de los sindicatos para llevar adelante los reclamos particulares del sector.

Todas las burocracias sindicales nos están haciendo pagar el precio de su apoyo al Ejecutivo nacional y los provinciales, que centran su política en el pago de la deuda externa fraudulenta. Con la Nación, las provincias y los municipios endeudados y una crisis económica galopante, los gobiernos tratan de enfrentar el déficit fiscal con ajustes a los trabajadores.

Es necesario que se organicen asambleas en todos los sectores para discutir un plan de acción por la convocatoria a las paritarias, por un salario igual a la canasta familiar, para frenar los despidos y las rebajas salariales, por el pase a planta permanente de los y las trabajadoras y por protocolos de seguridad e higiene realizados por los trabajadores en todas las dependencias.

La defensa de las paritarias plantea la lucha por la recuperación de los sindicatos, contra la integración de las organizaciones obreras a los gobiernos y por la independencia política de los trabajadores.

En esta nota

También te puede interesar:

Ofrenda del régimen a la burguesía, con la complicidad de todos los bloques políticos y el respaldo de la burocracia sindical.
Un nuevo sistema de ingreso hecho a la medida del ajuste.
Impulsemos una campaña contra este atropello a las libertades democráticas de parte de la UCR, el Frente Progresista y el Frente de Todos en Rosario.