Sindicales

6/3/1997

|
529

La ‘Celestina’ metalúrgica

Alberto Piccinini fue ‘artífice’ del encuentro en el que Lorenzo Miguel anunció a Carlos Gallo su propuesta de crear la seccional Ferreyra de la UOM. El dirigente de la seccional Villa Constitución de la UOM es casi veterano en este ‘oficio’. Desde antes que se celebraran las elecciones metalúrgicas del 84 (ver nota), Piccinini se empeñó en definir la conducta de los sectores independientes del gremio en favor de una alianza, en ese momento, con la burocracia opositora a Lorenzo Miguel (Guerrero y Minguito). Como Lorenzo Miguel consiguió la mayoría absoluta de congresales, el ‘frente de oposición’ concluyó en el pacto de los dirigentes de las seccionales combativas con la burocracia ‘oficialista’.


Para jugar este papel Piccinini pisoteó la tradición clasista de la que él mismo fue animador. Esto quedó plasmado, ‘programáticamente’, en la declaración de 1985, a 10 años del asalto peronista-lopezreguista y burocrático a Villa, que marcó el comienzo de la gran huelga de dos meses. Allí, en un texto que lleva por título el encubridor “Nunca Más”, se traza un curioso balance de la lucha de Villa, de la que ahora se cumple un nuevo aniversario. No menciona la responsabilidad de la burocracia sindical de las 62 (miguelistas y 25, en ese tiempo), ni de la propia UCR en el ataque fascista contra la clase obrera y el pueblo en 1975, ni dice una palabra sobre la política antiobrera del gobierno radical, rehén del FMI y los banqueros. El documento lleva la firma de la UOM Villa, la UCR, el PI, el PC y el Mas.