21/02/2002 | 742

La CGT al frente de luchas del Cordón Industrial San Lorenzo

La quiebra de los municipios está en «reacción encadenada»; al ya legendario conflicto de Capitán Bermúdez, se le sumaron Maciel, Timbúes, San Lorenzo, Fray L. Beltrán y Baigorria, inclusive en Puerto General San Martín, que aunque viene pagando en fecha ha despedido a 30 empleados de planta no permanente.


Los últimos datos indicarían que suman 170 las comunas y municipios que llevan distintos atrasos en el pago de salarios. Bermúdez debe ostentar el récord, con siete meses y el aguinaldo; fueron cobrando salteado y con vales por montos ínfimos, como los 40 pesos para las fiestas de Año Nuevo. Se arrastran sueldos caídos del conflicto durante el 2001, el que se retomó en noviembre de ese año hasta la fecha.


 


El promedio de atraso supera los dos meses de sueldos


La CGT-San Lorenzo y el Sitram (Sindicato de Trabajadores Municipales), sindicato base de Quiroga, han estado a la cabeza de todos los conflictos. Hace pocos días, en la pequeña comuna de La Salada, vecina norte de Rosario, donde acumulan tres meses de deuda.


Los municipales de Timbúes y La Salada, se desafiliaron del sindicato con sede en Roldán y se afiliaron al Sitram de San Lorenzo.


El común denominador es obvio: caída brusca y hasta estrangulamiento de la coparticipación provincial con los municipios, a raíz de la cesación de pagos en la Coparticipación Federal del gobierno nacional.


Tal obviedad, esgrimida como autodefensa tanto por Reutemann como por los intendentes, pone en el tapete otra razón no menos importante del desbarranque económico generalizado: la brutal evasión impositiva, creciente, de las grandes patronales y terratenientes en cada localidad.


Esta constituyó una de las grandes denuncias del Partido Obrero.


El impuesto local de «Derecho de Registro e Inspección», que implica tributar al 3 por mil sobre las ventas, con efecto desgravatorio sobre impuestos provinciales y nacionales, es olímpicamente evadido por las patronales que conforman el mentado Cordón Industrial San Lorenzo. También denunciamos la superexplotacíón histórica sobre los obreros y el resto de los trabajadores como contribuyentes obligados en sus respectivos municipios.


Por eso uno de los puntos del Petitorio (ver aparte) es: «Que las autoridades municipales hagan público los montos acumulados en los últimos 20 años del impuesto Derecho de Registro e Inspección que pagaron los grandes contribuyentes tales como: Pecom Agra, Vicentín, ICI (Duperial), ACA, Refinería S. Lorenzo, etc. Dado que la obra pública se puede considerar casi inexistente, teniendo en cuenta el lapso de dos décadas, es lícito sospechar que viene produciéndose una sistemática evasión del impuesto aludido o bien pagando montos muy inferiores a los que les hubiese correspondido».


Nuevamente se puede decir que «la plata está», en los bolsillos de las grandes patronales y banqueros; si los intendentes y concejales no pueden rescatarla, que se vayan.


Este es uno de los ejes con el que harán una experiencia decisiva las Asambleas Populares, para plantearse la conducción política de cada localidad, como única forma de salir de la miseria, la desocupación y la recesión a que nos someten.


(8/2)


 


Ultimo momento: Los municipales de San Lorenzo mantienen el paro por tiempo indeterminado (votado en asamblea del viernes por la noche) a partir del lunes, hasta que les paguen la totalidad de los salarios, pese que el sábado cobraron 300 pesos cada uno.


Los municipales de Capitán Bermúdez, que venían ocupando el patio de la Municipalidad desde el 22 de diciembre, fueron desalojados en la madrugada del sábado por fuerzas especiales de la policía, en un operativo que recuerda lo peor de la última dictadura militar. Preparan un acto frente al edificio, por la tarde.

También te puede interesar:

Siciliano y Ferreyra refuerzan la orientación precarizadora de la gestión del intendente Llaryora.
Se le notificó que dejará de percibir su salario a partir del 1 de diciembre.
Rechazamos la flexibilización laboral bajo la figura de la “innovación educativa”.
Mal de muchos, consuelo de tontos. Nos organizamos para enfrentar esta política.