02/05/1995 | 446

La corriente clasista se embloca con la burocracia

A nadie se le escapa que el lanzamiento a las apuradas del paro nacional, por parte de las burocracias del MTA y del CTA, respondió a una maniobra política para crear el frente sindical bordonista. Estas burocracias tenían “prevista» un «jornada de movilización» para el 27 de abril, que les fue «torpedeada» por la lucha y la represión en Tierra del Fuego. Esa «jornada» no contemplaba ninguna clase de paro y se limitaba a un «saludo a la bandera», como ya ocurriera en oportunidad de «jornadas» anteriores similares. Cualquiera sabe que la única ambición de la burocracia del CTA es llegar al 6 de junio, para realizar sus ansiadas elecciones «directas» de autoridades. El lanzamiento del paro del viernes 21, con 32 horas de anticipación, fue «arreglado” con un sector de la burocracia de la UOM, que también evalúa la conveniencia de «distanciarse» del menemismo, en previsión de que pueda producirse una segunda vuelta entre Menem y Bordón.


Las alternativas del paro mostraron después que los «centroizquierdistas» del CTA y los neo-peronistas del MTA, eran los principales saboteadores de su propia medida. En Neuquén, Córdoba, La Plata, se opusieron rotundamente a que el paro tuviera un carácter activo, así como a la formación de piquetes. En numerosos hospitales y escuelas el paro pasó desapercibido como consecuencia del freno de las burocracias de ATE y CTERA, del CTA.


Significativamente, la Corriente Sindical Clasista, que dirigen el Perro Santillán y el Ptp, se integró, en ocasión del anuncio del paro, a la mesa del CTA y MTA, ingresando oficialmente al campo de la burocracia pro-capitalista y anti-obrera y en especial al frente sindical bordonista. Esto ocurría cuando Solanas anuncia a los cuatro vientos su intención de votar por Bordón en la segunda vuelta, lo que equivale a llamar a votar al mendocino en la primera — para que pueda, en primer lugar, llegar a la segunda.


Hace un mes, cuando la CSC convocara a un plenario en la Federación de Box, advertimos que se deslizaba hacia el frente bordonista, en un realineamiento que es común a diversos sectores de la burocracia, incluida la de la CGT — como lo prueba la renuncia a ella de parte de Rodríguez, del Smata, un burócrata vinculado a los exportadores de automóviles, a quienes los economistas de Bordón pretenden subsidiar.


El pasaje directo de la CSC al campo de la burocracia significa que los izquierdistas del Ptp ingresan a la nueva etapa de crisis del régimen político burgués-proimperialista, no desde un punto de vista revolucionario, sino componedor, es decir, contrarrevolucionario. Para apoyar el paro improvisado del CTA-MTA no era necesario pasar a formar un bloque con su burocracia; al revés, era más necesario que nunca delimitarse de su política y métodos, que llevarán necesariamente a nuevas derrotas populares.


Los Ptp ya fueron en el pasado aliados de Isabelita, López Rega y Lorenzo Miguel, con el pretexto de que representaban el campo nacional. Semejantes planteos sólo demuestran que el oportunismo carece de vergüenza.

También te puede interesar: