30/09/2021
privatización encubierta

La defensa del Astillero Río Santiago en el escenario post Paso

Más que nunca, abajo la conversión en una Sociedad de Estado.
Tribuna Estatal ARS

Adentrados en el segundo semestre de 2021 el Astillero Río Santiago continúa en una virtual parálisis. El plan de construcciones navales, tan necesario para la reactivación de la industria naval y del astillero en particular, no aparece por ningún lado. El gobierno provincial, la presidencia de la empresa y ATE Ensenada no dan respuestas.

Los gobiernos nacional, provincial, municipales de Ensenada y Berisso presentan como salida cambiar la normativa jurídica de la naviera, convirtiéndola en una Sociedad del Estado. Es un avance hacia la privatización, con el apoyo legislativo de Juntos por el Cambio. La conducción gremial de ATE también la acompaña, pero como no puede defenderla de cara a los trabajadores niegan toda instancia de deliberación, especialmente la convocatoria a asamblea general.

Igualmente la conducción gremial, de espaldas a los trabajadores, procedió días atrás acordar una paritaria con un supuesto aumento del 11,5% en dos tramos que completaría un 45% anual (en realidad no supera el 42%) con una inflación proyectada cercana al 50%. Esto ni siquiera se “debatió” en el cuerpo de delegados.

Como respuesta a este bloqueo de la deliberación de los trabajadores se fueron generando asambleas autoconvocadas, donde se plantea el rechazo a la Sociedad del Estado, el pedido de asamblea general y la lucha por un plan de trabajo para el astillero. Esta metodología asamblearia es la que debería primar entre los trabajadores. Es el único camino para enfrentar el desfinanciamiento y abandono de la planta naval de parte de los gobiernos que se vienen sucediendo.

La conducción de ATE respondió con un largo escrito en el cual reconoce por omisión la inexistencia de un plan naval de construcciones que permitan reactivar al astillero. Niega además que la razón social de la fábrica esté cuestionada, cuando en realidad esto no es una mera deducción de los autoconvocados sino que fue el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa, quien expresó que la intención es que la naviera se convierta en una planta metalmecánica. Es una continuidad de las políticas de ajuste de Scioli y Vidal. La reducción presupuestaria es una muestra palmaria: medida en dólares, la partida para el ARS cayó en los últimos seis años de 84 millones a 63 millones.

Desde Tribuna Estatal Astillero y el Partido Obrero planteamos como prioridad la defensa de un astillero estatal y productivo, respetando su razón social. Denunciamos que la Sociedad del Estado no es la solución, es una forma encubierta de privatización. Exigimos un plan productivo acorde a la historia y dimensiones del Astillero Río Santiago. La vuelta a la fábrica con todas las medidas sanitarias y posterior asamblea general no puede seguir esperando. Todos sus trabajadores tienen sobre su espalda esta responsabilidad.

No a la Sociedad del Estado, no a la Sociedad Anónima. Abajo los planes del Frente de Todos y Juntos por el Cambio contra el Astillero Río Santiago.