12/11/2020

La dirección de ATEN-TEP no resiste ni un encuentro por Zoom

Fuera la burocracia sindical, encuentro y plan de lucha.

El Encuentro de trabajadoras y trabajadores de Aten convocado por la conducción de Trabajadores por la Educación Popular (TEP-baradelistas) para el jueves 12/11 tenía más de mil inscriptos. Fue postergado, luego de una hora de espera, cuando habían ingresado centenares de compañeras y compañeros con el pretexto de tener «problemas técnicos», como dijo el secretario general Marcelo Guagliardo.

Hay que considerar que el TEP se ha ufanado a lo largo de estos meses de hacer conversatorios con más de 1.000 asistentes, es decir, no fue un imprevisto lo que motivó la suspensión del Encuentro.

El inconveniente fue político

Es que gran parte de la oposición y de la base docente había ingresado al zoom y se preanunciaba una catarata de críticas a la política de tregua que el TEP viene impulsando desde antes de la pandemia, la cual ha provocado que, llegando al final del ciclo lectivo, aún queden un gran porcentaje de horas y cargos vacantes (a pesar que desde las escuelas se los solicita cubrir en forma reiterada), continuemos con el salario congelado desde inicios de año cobrando sueldos y jubilaciones con atraso, sin garantías de conectividad, el aguinaldo en cuotas y un CPE (Consejo Provincial de Educación) que saca una resolución tras otra en la línea de la flexibilización laboral.

El TEP no tiene una victoria contra el gobierno-patrón para exhibir. Por eso ha preferido posponer un encuentro masivo para refugiarse en un plenario de Comisiones Directivas el martes 17/11, donde la base no participa, sin asambleas y donde el TEP entiende que tiene un terreno más dominado.

La conducción de Aten, en el mejor de los casos, pasará el encuentro para después del plenario de directivas que convocó para el martes venidero, colocando la próxima instancia en la perspectiva de lo decidido en el plenario (que se convoca sin asambleas previas y, por lo tanto, con una mayoría TEP asegurada).

Esta inversión de la lógica sindical (en la cual las bases deliberan y deciden y el plenario de directivas expresa esa voluntad) es coherente con haber anulado las asambleas durante toda la pandemia, incluso las virtuales. La incertidumbre que le provocó al TEP qué tipo de definiciones tomaría el Encuentro lo llevó a refugiarse en el plenario del martes.

El año no ha concluído

Con los anuncios de la continuidad del congelamiento salarial para el año entrante (presupuesto 2021) y lo que queda del actual y con el aguinaldo del segundo semestre en la picota, no se puede dar por concluído el año.
Esto resalta el fracaso de la estrategia del TEP de reducir el accionar sindical a la virtualidad y a las gestiones administrativas. Tiene que ver con su coincidencia con la política del gobierno nacional y con que la política que aplica la ministra Cristina Storioni en Neuquén es acordada en el Consejo Federal de Educación con el ministro Trotta y todos los ministros del país.

Más que nunca, necesitamos un plan de lucha de Aten, de la CTA y de Ctera. El ataque es generalizado y se agravará con el pacto con el FMI que el gobierno nacional y los gobernadores viene tejiendo junto a los capitostes de las «corpos» (Magnetto de Clarín, Paolo Rocca de Techint, la Sociedad Rural, etc.). Es más necesaria que nunca una unidad de acción en la calle junto a los que luchan.

Por eso vamos a exigir que el encuentro, hoy postergado, se realice la semana próxima y, en caso contrario, impulsar junto a toda la oposición la realización del mismo convocado por las seccionales y minorías Multicolor.

La bronca que crece como la pobreza en la base docente debe transformarse en lucha. Por el salario, la defensa del ISSN y por la condiciones laborales (conectividad, licencia, protocolos, etc.).

Sumate a la campaña de fotos con la consigna «por un Encuentro de Aten, plan de lucha. Abajo el pacto con el FMI. El año no terminó».

En esta nota

También te puede interesar:

Enorme movilización le responde al gobierno.
La oferta del gobierno lleva el salario de maestro de $18.400 a $25.000, ni la mitad de la canasta básica.
Se abre una lucha política en torno a la paritaria docente.
La recuperación de los sindicatos por sus trabajadores, para desarrollar una política independiente, es una tarea estratégica.