07/07/2007 | 899

La docencia se piqueteriza


En un mes, los docentes chaqueños protagonizamos tres cortes de ruta, en el marco de los reclamos de docentes y padres, de estatales, del campesinado, de los prestadores de salud (en crisis con la obra social), de los desocupados.


 


El año pasado, un fallo obligaba al gobierno a devolver en forma inmediata lo descontado por días de paro. Bajo el paraguas de la «ley de emergencia», que exime al gobierno de pagar los juicios perdidos, sólo devolvió alrededor del 20 % de lo que confiscó. La sub-ejecución del presupuesto para educación por 78 millones de pesos, más otros 128 millones del 2004, demuele cualquier argumento contra el aumento de salarios.


 


Pero la burocracia no organizó el repudio generalizado al gobierno, frente a decenas de escuelas en ruinas, que en muchos casos costaron más clases caídas que los paros. En estos momentos, se encuentra tomado el colegio más importante de Barranqueras, porque literalmente se cae a pedazos.


 


Ahora, el gobierno se propone implementar el plan «Chaco Aprende». Una burda operación de propaganda.


 


Cuando la burocracia «dura» (3 de los catorce sindicatos docentes: Utre-Ctera, Sitech y Atech) se disponía a meter la lucha en la congeladora, haciendo aun más aislados los paros aislados (pasamos de 72 a 48 y por último a 24 horas), sobrevino la reacción de la docencia del interior provincial que, con el apoyo de las organizaciones piqueteras, resolvieron salir a la ruta porque «no hay otra forma de que el gobierno afloje».


 


Paralelamente, se convocó a una multisectorial que reunió a todas las organizaciones en conflicto y, aún con la defección de la CGT, produjo la movilización más importante de los últimos años. Incluso la UPCP (estatales) acaba de declarar un paro por tiempo indeterminado.


 


La Ctera local llamó a un congreso de delegados provinciales el 30 de abril. Un grupo de delegados «celestes» repudió a Yaski y a De Gennaro, poniendo de manifiesto una crisis. Tribuna Docente reclamó que no se «esquive el bulto» y el próximo corte de ruta fuera en Resistencia; además del paro por tiempo indeterminado y que Ctera defina un plan de lucha nacional. Finalmente se impuso el corte del puente interprovincial del 4 de abril, que resultó memorable. En las escuelas se debate la validez del corte de ruta como método de lucha docente, algo impensable hasta hace muy poco tiempo. Los docentes no aguantan más.


 


Por un Congreso Provincial de Delegados escolares que resuelva un plan de lucha y el paro por tiempo indeterminado.


 


Por 800 pesos de básico.


 


Por la derogación de la Ley Federal de Educación.


 


Por la recuperación de los sindicatos de manos de la burocracia.