Sindicales

14/6/2022

La docencia universitaria rechaza la pauta salarial del gobierno y las burocracias

El 23 y 24 todos al paro nacional

Archivo 2019

La creciente bronca y el congelamiento del gobierno de la pauta salarial en el 41% para la paritaria 2022/2023 produjeron el rechazo masivo de la docencia universitaria y preuniversitaria de todo el país.

Cuarenta y un sindicatos docentes (27 de la Conadu Histórica y 14 de la Conadu) expresaron este rechazo de la amplia mayoría de la docencia a esta profundización del ajuste salarial, que condena a decenas de miles de docentes universitarios a percibir salarios por debajo de la línea de pobreza.

Para imponer esta rebaja salarial el gobierno apeló, una vez más, a las burocracias sindicales de Fedun, Fagdut, Ctera y Uda. En el caso de Conadu, su dirección evitó las consultas y realizó, nuevamente, un fraudulento “plenario” para poder suscribir el acuerdo. Todas las burocracias lo hicieron por su integración al Estado (le firmaron todos los acuerdos a Macri entre 2016 y 2019) y los 30 dineros de los fondos de capacitación y los aportes solidarios.

En el Congreso Nacional de la Conadu Histórica, realizado lunes 13, el 98% de los delegados/as votó un nuevo rechazo a la “vieja” pauta salarial del 41% que ya había sido repudiada en marzo y sobre la que el ministerio y los rectores solo propusieron adelantar las cuotas de agosto y septiembre. Entre los 14 sindicatos de la Conadu que rechazaron este nuevo ajuste se encuentran Coad (Rosario), Adiuc (Córdoba), Adunce (Centro), Adunm (Moreno), Adum (Mar del Plata), Adungs (Sarmiento) entre otros, que representan la mayoría de docentes de esa federación.

El Congreso de Conaduh votó la continuidad del plan de lucha, después de los 5 días de paro efectuados, con la realización de un paro nacional el jueves 23 y el viernes 24 de junio. Junto al paro está previsto un acampe frente al Ministerio de Educación de la Nación el jueves 23 y también acciones de lucha de la docencia en todo el país.

La Agrupación Naranja plantea garantizar un paro masivo y contundente el 23-24 y, al mismo tiempo, preparar la continuidad de la lucha con este programa:

Ningún docente bajo la línea de la pobreza; un salario básico para el ayudante de primera con dedicación semiexclusiva superior a los $100 mil (por encima de la línea de pobreza); salario para los ad honorem; restitución inmediata del desfasaje salarial con cláusula gatillo para no seguir perdiendo frente a la inflación; devolución inmediata y retroactiva a abril del plus por conectividad; eliminación del impuesto al salario; aumento del presupuesto para universidad, ciencia y tecnología; abajo al pacto del gobierno con el FMI; por un paro nacional de todas las centrales.

Convocamos a las y los 190.000 docentes universitarios a sumarse a la medida de fuerza, pertenezcan o no a la Conadu Histórica, ante el ajuste del gobierno y la entrega de todas las burocracias sindicales. Con el método de la asamblea, el paro y un congreso de delegados/as en lucha podemos recuperar nuestro salario y hacer aplicar el convenio colectivo.