08/04/2021

La huelga vitivinícola en Salta

Una gran medida de fuerza que retoma la memoria del “Animanazo”.

La gran huelga desarrollada por los trabajadores vitivinícolas en todo el país, tuvo un impacto muy importante en Salta.

Es que en la noche previa al inicio del paro de 48hs, una movilización de 500 trabajadores conmovió a la localidad de Cafayate, donde ese número representa una verdadera multitud. Pero las acciones continuaron con movilizaciones, cortes y ollas populares durante los dos días de paro.

Todo esto fue motivado por una situación insostenible. Los trabajadores tienen un salario que va desde los 28 a los 30 mil pesos mensuales, la mitad de lo que se necesita para estar en la línea de pobreza. Pero además para poder conseguir ese ingreso, en el caso de los cosecheros, se necesita un ritmo de trabajo tal, que con los años van dejando consecuencias serias en el cuerpo.

La gran fuerza de la movilización en la zona de los Valles Calchaquíes de Salta, estuvo determinada por una gran autoconvocatoria de los trabajadores.

Mientras tanto, como ocurre en todas las provincias productoras, en Salta se ha profundizado la concentración de la producción en manos de grandes empresas, que en su mayoría exportan. El salario de los trabajadores en ningún caso supera el 10% de la facturación de las bodegas, y en algunas muy importantes no representa ni el 5%.

Hoy las medidas de fuerza se encuentran frenadas porque se dictó una conciliación obligatoria. Sin embargo este tiempo es aprovechado por los obreros para prepararse a tomar nuevas medidas, si las patronales no atienden sus reclamos. La propuesta de estas ha sido una verdadera provocación, un 30% de aumento escalonado hasta febrero del 2022.

La memoria del “Animanazo”

Como señalaron los propios trabajadores vitivinícolas, no se producía semejante movilización desde el “Animanazo”, nombre con que se conoció a una verdadera rebelión popular del pueblo de Animaná encabezada por los obreros vitivinícolas en 1972. Uno de los tantos efectos del Cordobazo.

Como en la actualidad, la concentración de la tierra agudizó los niveles de explotación y de abuso de los patrones sobre las y los trabajadores, que dependían casi exclusivamente del trabajo en las bodegas. En el caso de Animaná, había un retraso salarial de 4 meses.

Por aquellos días una asamblea popular en las puertas de la bodega Animaná, decide no solo la toma del establecimiento sino también de la municipalidad, la destitución del intendente y la formación de un Consejo Popular con una participación importante de dirigentes del sindicato. Además reclaman al gobierno provincial la expropiación de la bodega.

Sin dudas, como lo mencionó este martes 6 de abril el compañero diputado del Partido Obrero, Claudio Del Plá durante la sesión, la actual lucha toma la memoria de aquella gran gesta de la clase obrera salteña.

El régimen oligárquico que gobierna Salta desde hace 25 años, ha sido impulsor de la enorme concentración de la tierra en los valles calchaquíes a favor de los negocios de las bodegas, de emprendimientos inmobiliarios y del turismo.

La lucha de los obreros vitivinícolas, como en su momento la de los azucareros o el triunfo reciente de los obreros del tabaco de la empresa Massalin van marchando un camino para superar a este régimen en franca descomposición. Para ellos desde el Partido Obrero redoblamos los esfuerzos para construir una alternativa política de los trabajadores.

 

En esta nota

También te puede interesar:

La Mesa de la Coordinadora Sindical Clasista envió su pronunciamiento.
Con el 42% de pobreza, la falta de respuesta obliga a tomar medidas de lucha más duras.
La continuidad de la enorme lucha de los obreros vitivinícolas.
Fuera los objetores de la medicina privada y del hospital público. Preparemos una gran movilización para el 28 de mayo, Día de Acción por la Salud de las Mujeres.