12/07/2001 | 713

La lechería se moviliza contra el desalojo

El pasado lunes 2 de julio más de 300 vecinos de «La Lechería» (Caracas 2789), acompañados por delegaciones de otras casas en vias de ser desalojadas, cortaron el puente de la Av. San Martín en el barrio de Agronomía*Paternal por más de dos horas y media.


El corte tuvo una gran combatividad, el conjunto de los vecinos mantuvo una participación muy activa durante todo su desarrollo; en la primera hora sólo se cortó una mano del puente, pero a medida que se sumaba la gente y frente a la ausencia de algún funcionario decidieron cortar las dos manos provocando un verdadero caos en una amplia zona de la Capital. El corte fue cubierto por varios medios radiales, el diario Crónica, Canal 9 y periódicos barriales.


Esta importante medida no nació de la nada, es producto de un proceso que se viene desarrollando fundamentalmente en los últimos meses, con asambleas semanales donde se discutió el proyecto presentado por el Partido Obrero en la Legislatura y el problema de la desocupación que golpea a la mayoría de los habitantes del edificio, y donde se fueron determinando todas las instancias de movilización, como respuesta a los constantes bicicleteos de Promoción Social y la reciente comunicación de parte del gobierno de que no habría solución para detener el desalojo (una de las promesas era que iban a comprar el edificio).


El corte culminó con una movilización por la avenida San Martín, Alvarez Jonte y Caracas hasta La Lechería, donde se realizó un acto en el que se balanceó la medida y se llamó a participar el día martes 10 de la concentración frente a la Jefatura de Gobierno junto a otros sectores con amenazas de desalojo en la Capital.

También te puede interesar:

Se realizó una nueva marcha para que Lucio regrese con su madre, tras encontrarse bajo la tutela del padre, denunciado por abuso.
La Justicia pretende adjudicar la fábrica recuperada a los empresarios del agro.
Con la denuncia realizada se le da continuidad a la lucha política contra la represión para aleccionar a quienes luchan por la tierra y la vivienda.