15/12/1994 | 434

La Legislatura no pudo privatizar

El 30 de noviembre, en su última sesión ordinaria, la Legislatura santafesina no pudo votar la “privatización” del Banco de la provincia y la liquidación de la estabilidad de los bancarios.


Un paro de 48 horas y una masiva y combativa movilización sobre la Legislatura “disuadió” a los senadores, que postergaron el tratamiento del proyecto por “falta de quórum”. La sede del parlamento provincial estuvo sitiada prácticamente durante toda la jornada, lo que “obligó a los legisladores a abandonar el edificio por una puerta lateral”, relató La Capital. Horas más tarde, Reutemann comenzó a poner en marcha un plan “alternativo” de “retiros voluntarios” y “traslados”.


“Una versión insistía, además, sobre la posibilidad de que en algunos ámbitos oficiales se esté estudiando la perspectiva de un decreto de necesidad y urgencia, fundamentado en el caso de crisis extrema y a partir del receso legislativo” (La Capital, 8/12).


En esta ofensiva el gobierno no está solo. Un amplísimo arco sindical, patronal y parlamentario que decía “apoyar” a los trabajadores ha comenzado a “darse vuelta”. La Intergremial Estatal, donde conviven dirigentes menemistas como Maguid-UPCN, y “opositores” como el frentegrandista Hoffman-ATE, o el radical Sánchez, de AMSAFE, levantaron la lucha de los estatales contra la destrucción de la jubilación sin obtener ninguno de los reclamos, con el propósito avieso de dejar aislada la lucha de los compañeros bancarios. Maguid denunció a la comisión interna bancaria por “no encuadrarse” en la “paz social” pactada por la Interestatal con el gobierno.


Ni el CTA ni la Intergremial convocaron a respaldar la movilización bancaria del 30. La Federación Agraria, que ocupó el lugar central en la tribuna de la “jornada” del 9 del CTA (lugar que le fue negado a la interna bancaria y a la CGT de San Lorenzo), acaba de pronunciarse por la “reubicación de los trabajadores bancarios en otras reparticiones”, en un pronunciamiento en el que se proclama “defensora del Banco para los santafesinos”.


De un lado están los trabajadores bancarios con su interna y los miles de docentes y estatales defraudados por el pacto antijubilatorio y antisalarial de la Intersindical.


Del otro la burocracia, la Federación Agraria, las Pymes y muchos legisladores.


Esto deja planteada la posibilidad de retomar la autoconvocatoria a una Intergremial de Lucha, en apoyo al reclamo de los bancarios contra la “privatización” y por la estabilidad, en defensa de las conquistas jubilatorias y por el salario.

También te puede interesar:

El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
La referente de la Coalición Cívica boga por una mayor flexibilización en aras de la reforma laboral.
Autoconvocados presentaron un plan en el Ministerio de Producción para que trabajadores e infraestructura de la empresa sea absorbida por el Estado.
El gobierno de Suárez despidió a alrededor de 50 trabajadores de la Obra Social de Empleados Públicos.
Ante la represión a los ferroviarios despedidos Néstor Pitrola, Romina Del Plá y dirigentes de izquierda se pronunciaron.