08/10/2021

La Lista Naranja Músicxs Organizadxs responde al ataque derechista de la dirección del Sadem

Sobre el fraude electoral en el sindicato de músicos.

La comisión directiva del Sadem ha emitido un comunicado acusando a La Lista Naranja Músicos Organizados de “mentirosa, victimizarse y reclamar la intervención estatal” del sindicato de músicos. Busca ocultar que el fraude electoral es su única manera de ganar, ya que han vaciado el sindicato, siguen echando afiliados y no han hecho nada por mejorar las condiciones laborales y artísticas de los músicos en los últimos años y particularmente en pandemia.

El secretario general Ricardo Vernazza se jactaba  en un reportaje en 2010 al blog Música Argentina Nacional que el sindicato contaba con  más de 25.300 afiliados. Sin embargo, el padrón electoral para votar en las elecciones de 2013 y 2017 fue cercano tan solo a 2.000 afiliados, y los votantes fueron alrededor de 500 en 2013 y 400 en 2017. ¿Dónde están los más de 20.000 afiliados dados de baja?

Actualmente han procedido a dar de baja a miles de afiliados que en plena pandemia no pudieron pagar la cuota. Una vil maniobra para excluir del padrón electoral cualquier viso de oposición. Reclamamos amnistía de la cuotas adeudadas y derechos plenos de los afiliados en el actual proceso electoral.

En el sitio oficial del Sadem, la conducción declara que:  “Nuestras paritarias en los últimos años abordaron exclusivamente el tema salarial. Como ya sabemos, en los años de crisis, cuando se abren los convenios es para perder, no para ganar; por lo tanto preferimos discutir sólo salarios”. Es decir que afirma que no nos puede defender.

La única posibilidad de abrir negociaciones e imponer condiciones a los empresarios y el Estado es con la fuerza, organización y unidad de los músicos en lucha, pero es justamente lo que no hacen.

Los aumentos paritarios firmados por el Sadem son sobre convenios que se rigen por remuneraciones pactadas cercanas al salario mínimo vigente, en una palabra: de pobreza. Aun: “consideramos un gran logro haber conseguido un aumento del 40%, pero el año pasado la inflación fue un 53%”. Para revertir este deterioro reclamamos que los delegados paritarios sean electos en asambleas, para que defiendan nuestros derechos.

El sindicato literalmente cerró sus puertas durante la pandemia. Cuando abría solo atendía dos horas un día a la semana. Su ausencia fue inmensa, mientras miles de músicos se reagruparon en asambleas por región, sector o provincia. La dirección del Sadem ni siquiera convocó a una asamblea virtual para debatir como organizarnos frente a la desesperante situación de cese laboral. “Cerraron el boliche”.

Músicos Organizados realizó asambleas virtuales, festivales online, acciones callejeras, y finalmente fuimos parte de la asamblea nacional de artistas y trabajadores de la cultura que realizó una gran acción en el Centro Cultural Kirchner (con la actuación de Las Manos de Filippi) por un subsidio mensual de $30.000 que desembocó, aunque insuficiente y parcial, en el Sostener Cultura.

Mientras la actual dirección del sindicato se ubica políticamente a la derecha, con prácticas macartistas, y está integrada a los gordos de la CGT; la Lista Naranja de Músicos Organizados es una oposición de izquierda a esta conducción, junto al clasismo y con los trabajadores que luchan por expulsar a la burocracia de sus sindicatos. Con los que se mantienen independientes de gobiernos y empresarios, contra el ajuste brutal que vivimos. Nos oponemos al pacto con el FMI del gobierno, los Milei y Cambiemos.

La Lista Naranja ha estado presente en marchas, actos y festivales de trabajadores en conflicto o del movimiento de mujeres por la conquista del aborto legal y gratuito, llevando la voz y representación del sentir de infinidad de músicos. A la dirección del Sadem nunca la vimos en la calle, sino solo en recintos cerrados y a los abrazos con la derecha más podrida de la burocracia sindical.

El fraude electoral tiene el objetivo de atornillarse a un sindicato vaciado. Nos acusan de querer que “el Estado intervenga el sindicato” cuando ocurre exactamente lo contrario: fue el mismo gobierno macrista el que convalidó el fraude electoral del 2017 y es gracias a los anteriores gobiernos y sus respectivos ministerios de Trabajo que esta burocracia sigue hoy en la conducción.

Lo que queremos es la intervención de los músicos con plenos derechos para poder realizar asambleas extraordinarias que discutan un plan de acción por nuestros derechos laborales y artísticos; la reincorporación de los miles de músicos dados de baja y que puedan votar, eximición de cuotas adeudadas por crisis laboral de pandemia; elecciones limpias con todos los músicos en padrón, con derecho a votar. Llamamos a todos los músicos reclamar lo que es nuestro, elecciones democráticas, sin fraude para que el sindicato sea dirigido realmente por músicos que se pongan a la cabeza de nuestros reclamos.

También te puede interesar:

El 14/10 se realizarán las elecciones en ATSA Buenos Aires, dirigida hace 29 años por la “Celeste y Blanca” de Héctor Daer.
Nueva conducción moyanista y portazo de la UTA y La Fraternidad.
El proyecto de ley del oficialismo la CGT y la CTA busca suprimir derechos de los trabajadores.
Un proceso electoral plagado de irregularidades a discreción de la burocracia sindical.
A pesar del repudio expresado en las urnas, la burocracia sindical respaldó al presidente.