29/12/1997 | 570

La lucha continúa

Desde hace más de dos años, la Lista Marrón, Tribuna Docente y muchos compañeros de los Institutos de Formación Docente de la provincia venimos planteando la importancia estratégica que los profesorados tenían para la aplicación de la ley, sin haber obtenido eco en las direcciones sindicales.

Primero fue la Red de Formación Docente, después los ‘diagnósticos’ para los proyectos institucionales y ahora el reordenamiento de títulos y carreras para la formación de los nuevos docentes y el ‘reciclado’ de los ya graduados. 

 Hoy, en la provincia de Neuquén, estamos ante el intento de concretar en su etapa final este “reordenamiento”.

 La dirección de Nivel Terciario ha enviado al Consejo Provincial de Educación, para su aprobación, un Anteproyecto que pone en ejecución todos los ‘mandamientos’ del A 14 (documento del Consejo Federal) y ‘reordena’ los actuales 14 institutos de Formación Docente de la provincia. Modifica y suprime la formación primaria en algunos y la sustituye por profesorados en 3º EGB y polimodal, o fragmenta en EGB1 y EGB2, con determinadas orientaciones, los actuales profesorados de Enseñanza Primaria. Otros pierden su carrera de grado y pasan a ser Institutos capacitadores de maestros y profesores en ejercicio.

Esto implica un avance avasallador para los profesores de los Institutos que, al modificarse las carreras, pierden su fuente de trabajo o, los más afortunados, deben ‘reconvertirse’ para conservarlo. Pero no sólo eso, sino que implica un avance para poder montar la infraestructura necesaria para la reconversión que exige la LFE y la LES a todos los “agentes” en servicio y formar en la ley a todos los “nuevos”.

El anteproyecto fue conocido ‘por un desliz’ del oficialismo. A partir de allí, por iniciativa de un grupo de docentes y fundamentalmente de la CET (Coordinadora de Estudiantes Terciarios) y los estudiantes de los Institutos afectados, se gestó la lucha para pararlo en el término de menos de dos semanas.

 A pesar de los dirigentes de ATEN, que decían que “en esta época del año no podemos hacer nada”, y sin apoyo del gremio, los estudiantes del IFD nº9 de Centenario (integrantes de la CET), tomaron su instituto, y docentes y estudiantes del IFD nº12 de Neuquén se movilizaron haciendo denuncias públicas de la situación.

La dirección del Nivel Terciario armó una reunión con presencia obligatoria (y hasta se llegó a llamar por teléfono casa por casa) a todo el personal del IFD nº12. Lejos de asustarnos con tamaña “intimidación”, y con las amenazas aparecidas en los medios de que los “institutos rebeldes” que no presentaran sus proyectos adecuándose al encuadre de la Ley no otorgarían títulos oficiales, esa reunión encontró a un grupo de 60 docentes totalmente armado de argumentos y de fuerza para ‘dar vuelta’ y exigir el retiro del anteproyecto (jueves 14).

Ante la toma del Instituto 9 de Centenario, “las autoridades” pensaron ‘desactivar’ a los ‘rebeldes’ haciendo lo mismo en una reunión con estudiantes y docentes, y nuevamente comprobaron que con sus extorsiones sólo acrecentaban la desición de lucha (jueves 18).

Al día siguiente, viernes 19, se preveía la votación del Anteproyecto en el Consejo.

Estudiantes y docentes de Centenario y Neuquén nos movilizamos y entramos al Consejo interrumpiendo las sesiones, para exigir el retiro del Anteproyecto.

A pesar de las vacilaciones del gremio, que impulsaba “acciones jerárquicas” a través de los vocales gremiales (porque a esta altura no podía garantizar “ni siquiera una asamblea”), la acción directa y la convocatoria a los medios de prensa lograron que una delegación entrara a hablar con el presidente del Consejo y le arrancamos el retiro del Anteproyecto para su tratamiento, y su postergación para el 15 de febrero, previa “consulta a los institutos”.

Esto vuelve a demostrar que … “la gente no da”, “a esta altura del año no se puede”, son  excusas para no comprometerse e impulsar en serio la lucha contra la Ley Federal. Los estudiantes y docentes “dieron” y “a esta altura del año” lograron parar la reforma que, entre gallos y medianoche, o mejor dicho entre “Navidad y Año Nuevo”, pensaban consumar los súbditos sapagistas de Menem y Decibe en la educación provincial.

La lucha comenzará nuevamente en febrero.

Sabemos que esta postergación no implica un triunfo final.


Pero nos permite prepararnos para el inicio del año que viene y retomar un plan de lucha en serio con todos los demás niveles, a fin de parar la aplicación de la Ley y recuperar nuestro salario y nuestras condiciones de trabajo.