03/11/2011 | 1201

La marcha blanca

El 19 de octubre se realizó el plenario interhospitalario convocado por un conjunto de organizaciones encabezadas por la Asociación de Profesionales, la filial de Médicos Municipales (AMM), la junta interna de ATE -todas del hospital Gutiérrez-, la Asociación de Profesionales en formación (residentes, becarios y concurrentes) y el Frente de Recuperación Gremial -oposición en la AMM. Más de cuarenta organizaciones se hicieron presentes, en una asamblea que reunió casi 300 trabajadores en el aula magna del viejo Hospital de Niños.

A diferencia de asambleas recientes (Borda y Moyano, Ameghino) que culminaron sin aprobar medidas de lucha, la mesa de dirección del plenario presentó de entrada una propuesta finalmente aprobada: acto el 9 de noviembre en Córdoba y Gallo -Centro de Salud Ameghino- encabezado por el reclamo de reincorporación del doctor Slipak, ex director del centro de salud despedido por el gobierno PRO hace veinte días; paro, Marcha Blanca y acampe frente a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad el 23 de noviembre. Se votó, además, la firma masiva de un pronunciamiento en defensa de los profesionales perseguidos y la salida de un boletín de lucha interhospitalario. La movilización por el Ameghino quedó ad referéndum de la asamblea de ese centro de salud.

La reapertura de las paritarias

El llamado a la Marcha Blanca se hace en defensa de la salud, la educación y la cultura, y pretende levantar una tribuna de lucha de conjunto, por el retiro del proyecto PRO de destrucción de la junta de calificaciones docentes, por la anulación del pedido de desafuero a siete delegados y el despido inminente de otros 17 trabajadores del Colón y por los propios reclamos de los trabajadores de la salud, que están encabezados por la reincorporación del doctor Slipak -el primer médico despedido en décadas- y el retiro de las causas por acciones de lucha contra los doctores Liechtenstein (hospital Posadas) y Posternak (hospital Gutiérrez), ambos cabezas de las respectivas asociaciones de profesionales.

El pliego exige la reapertura de las paritarias con un mínimo de 8.000 pesos para profesionales y 6.000 pesos para personal de escalafón -lo que, junto a la determinación de un coeficiente mínimo de una enfermera/o cada cuatro pacientes y la implantación de un segundo turno, ataca al corazón del vaciamiento hospitalario. Plantea, además, el 82% mínimo y móvil para las jubilaciones y la defensa de los hospitales monovalentes, en primer lugar, los centros de salud mental que el gobierno PRO quiere desguazar. El plenario tomó posición contra la política de hegemonía de la corporación médica que sostiene la gestión PRO, y se pronunció por el reconocimiento de Aldo Pagliari como director del centro de salud de la Villa 1-11-14. Pagliaries es un psicólogo al que se pretende desplazar por la disposición que reserva los cargos de dirección para los médicos.

El mérito

El mérito de esta convocatoria corresponde a las Asociaciones de Profesionales del Gutiérrez, del Garrahan y del Posadas, en ese orden, y a la oposición en la AMM. Son las organizaciones que defienden la existencia de una interhospitalaria basada en asambleas como una herramienta para organizar la lucha del conjunto de los establecimientos, en oposición a lo que constituye el “cerrojo” del vaciamiento actual: el pacto entre el gobierno PRO y las burocracias de Sutecba y la AMM, el verdadero poder en salud en la Ciudad -una realidad que, con otros protagonistas, se reproduce en la provincia. En palabras de la titular de la Asociación de Profesionales del Gutiérrez: “Somos una unión para cuestionar a las direcciones existentes”.

No casualmente, estas asociaciones están sufriendo la persecución oficial -en el caso del Garrahan, el ministerio se niega a reconocer su conducción actual.

ATE Capital, a través de una delegación, tuvo una presencia fugaz en el plenario y comprometió su participación en el plan de lucha. Arrechea, su secretario general, impugnó la propuesta de editar un boletín de lucha interhospitalaria (una moción de la minoría de la AMM que fue aprobada), un planteo que apunta a dar una voz y una dirección al movimiento de lucha en los hospitales. En el debate se cuestionó el manejo por arriba de las paritarias y se planteó la necesidad de exigir la discusión de todos los convenios que afecten a los trabajadores de la salud en un mismo momento -en oposición a la fragmentación que existe.

En una reunión posterior al plenario se sumaron representantes del hospital Francés integrado al Pami, que denunciaron la situación de vaciamiento atroz del hospital y se sumaron al plenario.

Todo y todos por el plan de lucha votado.

En esta nota