23/10/1998 | 605

La Marrón-Rosa, «Unidad desde el Puente»

Apenas terminadas las elecciones de Ctera, Aten convocó a elecciones provinciales.


En el plazo de sólo dos semanas, los compañeros de Tribuna Docente nos lanzamos a trabajar con todo para garantizar la continuidad de la política que, en el año ‘95, habíamos iniciado, al romper con la directiva de Aten, constituyendo a nivel provincial la Lista Marrón que ya nos identificaba como lista seccional en la ciudad de Centenario.


Inmediatamente, convocamos a los compañeros con quienes compartimos la Rosa Nacional para sostener en la provincia el mismo frente, por la importancia que adquiría dar continuidad a ese programa y consolidar el reagrupamiento que ya desde el año anterior con «Unidad desde el Puente», nos había identificado con un importantísimo sector del activismo del gremio. Los compañeros de Alternativa Docente (Mas) decidieron apoyarnos sin integrar la lista y la 1º de Mayo (Patria Libre) concurrió a las reuniones para plantear su posición de integrarnos a la Granate para «unir a la oposición», mientras ratificaba su posición original a nivel nacional de que habría que haber concurrido juntos en las elecciones de Ctera.


Finalmente, la Marrón-Rosa se constituyó luego de arduos debates con los compañeros de Docentes en Marcha que la integraron junto a nosotros.


Presentamos listas propias en las seccionales Neuquén, Plottier y Centenario y, con gran esfuerzo militante (sin recursos económicos ni tiempos), pudimos integrar en la lista provincial a compañeros de Cutral Co y Picún Leufú e impulsar la formación de una lista única en la seccional Piedra del Aguila.


La directiva de Aten, por su paulatina adaptación a la política de la centroizquierda impotente, permitió que Sapag avanzara desde el ‘95, imponiendo los decretos de ‘emergencia’ que redujeron a la mitad los suplementos salariales de la zona patagónica, congelaron la antigüedad y nos quitaron derechos establecidos en el estatuto (como los porcentajes de ruralidad, las suplencias de menos de 5 días, etc.).


Su política de derrota: «el movimiento obrero está en retaguardia, sólo se puede resistir», «tenemos que salir cuando salgan todos», hizo que durante todo el año ‘96 quedáramos atados a la parálisis de la CTA y su estrategia parlamentaria sólo de presionar en la legislatura, movilizándonos ante cada intento de transformar en ley el robo salarial de los decretos.


Arrastrados por las masivas asambleas y la indignación de conjunto luego de un año de frustraciones, en el ‘97 la directiva de Aten decide apoyar el no inicio de las clases.


La política vacilante de la directiva, meramente declamatoria, lleva a la gran frustración de la huelga de los 37 días y nos encuentra casi a tres años de los‘decretazos del ajuste’ sin una sola reivindicación ganada.


La Ley Federal no es sólo el 3º EGB y los polimodales. Hace tres años que en Neuquén se aplica la flexibilización laboral de la Ley, el plan social de la Ley, los cursos de la red de la Ley… sin que esta directiva tomara en sus manos la dirección de una lucha en serio. Y cuando Sapag se aprestaba a completar el paquete metiendo la reforma de la estructura educativa (EGB y Polimodales), a través de la resolución 597, los que lograron pararla, cortando calles, tomando escuelas, institutos y facultades fueron los estudiantes… ¡Sin el apoyo de Aten!


El 13 de noviembre en las elecciones de Aten, la única alternativa para poner en marcha un movimiento que lleve a la victoria nuestras reivindicaciones está representado en el conjunto de compañeros que han sido consecuentes con un programa y han actuado comprometidos con éste en cada lugar de trabajo, en cada asamblea, en cada lucha. Los compañeros de «Unidad desde el Puente» Lista Marrón-Rosa.


Candidatos: Silvia Cochet, Secretaria General directiva provincial • Lidia Pedrosa, Secretaria General seccional Neuquén • Omar Alvarez, 1º Congresal a Ctera • Chichi Parnisari, consejera gremial al ISSN

También te puede interesar:

Martín Guzmán anunció un acuerdo que implica el pago de 430 millones de dólares hasta reestructurar el vencimiento con el pool de acreedores.
Un “guiño” al imperialismo yanqui en aras de la renegociación con el FMI.
El subsecretario del Tesoro condicionó el apoyo en el FMI a un mayor ajuste y concesiones al capital.