Sindicales

31/7/2008

|
1048

La Pastora Neuquén: Un botón de muestra

Pastora Neuquén es una hilandería que en los últimos cinco años, en plena reactivación económica, redujo su personal a un tercio, manteniendo los volúmenes de producción. Todo esto sin grandes cambios tecnológicos. Esta acumulación de capital le ha permitido montar dos nuevas fábricas: una en Pilar y otra en La Rioja.

Este récord de superexplotación y aumento colosal de la productividad obrera se complementa con salarios que no superan los 900 pesos por quincena.

La fábrica, instalada en el Parque Industrial de Neuquén, goza de exenciones impositivas y rebajas en los insumos de servicios (luz, gas, etc.).

Trabajadores de esa fábrica nos contaron que fueron a la huelga porque se les quitó un premio que recibían. La quita se hizo con el apoyo de la burocracia textil de Buenos Aires y que no hace presencia en la fábrica hace años.

Se plantaron con paros progresivos. Reclaman la devolución del ítem “producción”, por el cual recibían un 30% más en sus salarios. Son unos 400 pesos adicionales.

Mantuvieron el paro por un mes. La patronal recurrió a una serie de maniobras para quebrar la medida de fuerza. Ofertó devolver los días caídos, pero no bien los compañeros volvieron al trabajo la patronal violó el acta. Ahora, hace correr el rumor de que habría un aumento salarial que llevaría la quincena a 1.500 pesos. Pero lo concreto es que la quincena pasada se cobró sin el aumento.

El conflicto no se ha cerrado. Los compañeros consideran que continúa el descontento ante los incumplimientos de la patronal (devolución de días caídos, aumentos salariales, etc.).