26/04/2020

La refinería Shell-Dock Sud suspende la producción

Defendamos los salarios y puestos de trabajo.

"A raíz de la caída de la demanda sostenida de combustible (aproximadamente el 80%) debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio, y habiéndose colmado la capacidad de almacenamiento del producto, se ha dispuesto en forma temporaria descontinuar las operaciones productivas de la refinería a partir del 17 de abril", con este comunicado Raizen, fusión empresarial entre la brasileña Cosán y la holando-argentina Shell, cierrala segunda productora de combustibles a nivel nacional en capacidad productiva (108 mil barriles diarios) poniendo en riesgo centenares de puestos de trabajo. Es real que la demanda de carburantes ha caído, un 90% el jetoil (combustible para aviones), 70% la nafta y un 50% el gasoil.


Esta crisis en la industria petrolera se ha suscitado primero en la guerra comercial en la que intervino Rusia-Arabia Saudita que produjo el desplome en la caída internacional del precio del barril previa a la pandemia y ahora sumando el aislamiento social preventivo y obligatorio profundizó esta crisis a niveles inéditos, en el cual el precio del barril se encuentra en valores negativos. Esta situación de desplome internacional golpea directamente también por el exceso de producción llegando a límites de no tener dónde almacenarlo, en este cuadro acuciante paraliza totalmente Vaca Muerta, esta parálisis pone en riesgo centenares de puestos de trabajo, donde el gobierno ha depositado expectativas de inversiones extranjeras que en este cuadro se encuentra totalmente frenadas.


Pero vamos por parte, la empresa Raizen ha tenido grandes beneficios económicos, sus ganancias, sumando los subsidios estatales fueron de superávit "en el cuarto trimestre la ganancia neta atribuible a los accionistas aumentó un 32%, en 5.690 millones de dólares por la reducción de costos. El resultado superó en pronóstico de la compañía de 5.280 millones de dólares" (Ámbito Financiero 10/1). Mientras la cámara empresarial petrolera solicita al gobierno nacional hacer uso del procedimiento preventivo de crisis, herramienta para habilitar despidos con un menor costo indemnizatorio, rebajas salariales, golpeando duramente los bolsillos de los trabajadores.


Ni despidos, ni rebajas salariales


Con la excusa de preservar los puestos de trabajo la burocracia (tanto de petroleros como de la Uocra) está negociando con el tándem gobierno-empresarios suspensiones y/o rotaciones con reducción de jornadas con rebajas salariales


Las burocracias actúan al margen de los trabajadores, cuando lo que corresponde es que se convoque a una asamblea general para discutir nuestras problemáticas y frenar este avance patronal.


Los trabajadores de Shell exigimos ningún despido ni suspensión.


No a la rebaja salarial.


Pago del 100% del salario para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores con factor de riesgo durante la cuarentena.


Pago total al sector tercerizado mientras se mantenga la suspensión en la producción de combustibles.


Pase a planta permanente, bajo convenio petrolero a todos los trabajadores.


Que el Estado garantice la nómina salarial. Apertura de los libros contables.


Nacionalización de los recursos estratégicos. No al pago de la deuda.