27/07/2006 | 956

La situación en Atento

A un mes de la movilización del 22 de junio

El 22 de junio, mientras los trabajadores de “call center” y Atento marchaban contra los despidos, contra la precarización laboral y por el reconocimiento de que todos somos telefónicos, en una audiencia entre Atento y Foetra en el Ministerio de Trabajo se ratificaba la reincorporación definitiva de los 31 compañeros despedidos de Barracas. Desde entonces estos compañeros siguen sin capacitación efectiva. En Barracas sigue en pie el muro que divide el edificio en dos, impidiendo a los delegados y trabajadores la libre circulación. A esto se suma una nueva rebaja salarial encubierta, ya que en la próxima liquidación se verá modificada una variable por “productividad”, que licúa el miserable aumento otorgado por Comercio.


Continúa la política de vaciamiento: cierre de campañas, cambios de horario y, esta semana, tres nuevos despidos en Martínez.


Todo esto sucede mientras en Córdoba, a espaldas de los trabajadores, es homologado el convenio firmado por la burocracia local y nacional de Comercio y la Cámara Empresaria de Servicio de Contacto para Terceros que legitima la precarización laboral.


Telefónica busca quebrar el conflicto de Atento porque es la vanguardia en la lucha de los tercerizados telefónicos. El 22 de junio hemos dado un paso firme en esta lucha; el norte está fijado.


En el Ministerio de Trabajo siguen las audiencias entre Foetra y el representante legal de Atento que deben discutir la asignación efectiva de tareas a todos los trabajadores sin discriminación, libre circulación en los edificios, reincorporación de todos los despedidos y cumplimiento de la resolución 766/05.


Es necesario que Foetra ponga fecha a la movilización resuelta contra el tercerismo, ya que las condiciones del conjunto de los tercerizados no se han modificado. Por la organización y unidad de todos los trabajadores tercerizados y efectivos.