15/08/1996 | 506

¡La Utpba entró … al Banco Mundial!

Bajo el sugestivo título de “Siete obras sociales van hacia el ajuste”, el diario Ambito Financiero (18/7) informa que el gremio que nuclea a los trabajadores de prensa de Buenos Aires (UTPBA) se encuentra entre los siete primeros que adhirieron al “Programa de Reconversión de las Obras Sociales” (PROS) del Banco Mundial… Los otros seis gremios son: bancarios; de estaciones de servicio y garajes; de la industria del gas; del personal gráfico; de correos, telégrafos y comunicaciones, y del cartón, papel y químicos.


Consecuencias


¿Qué implica esta adhesión inconsulta de los dirigentes de la UTPBA al programa del Banco Mundial? 



La llamada ‘desregulación’ de las obras sociales representa la eliminación de la actual cobertura universal de salud (igual para todos los trabajadores y sus familias, al margen del sueldo que perciba cada uno, sin períodos de carencia) y su reemplazo por el llamado PMO -Plan Médico Obligatorio. Este PMO consiste en una prestación básica mínima, con la pérdida de varios servicios, por lo que el afiliado deberá pagar aportes extras para poder recibir servicios ‘adicionales’. Automáticamente, habrá prestaciones de salud diferenciadas de acuerdo a los ingresos: planes básicos, de primera, de segunda, de tercera, según tarifas o cuotas mensuales que estarán en función del sueldo del afiliado, del número de integrantes familiares, de sus edades, del riesgo médico, etcétera. La mujer trabajadora, por ejemplo, deberá pagar un plan más caro (por el ‘peligro’ del embarazo), así como pagará más caro el trabajador con hijos que el soltero.



La UTPBA es una adelantada en la arancelización de la OSTPBA, a través del pago de extras y plus a los médicos, laboratorios y clínicas, y más brutalmente aún a partir de la formación de la Mutual de Prensa. Ahora busca meterse de lleno en el negocio de la medicina privada, de la mano del Banco Mundial.  


Bancarrota


Para llevar adelante este programa, el Banco Mundial le dará un préstamo a la UTPBA para “encarar la reorganización de su estructura operativa”, lo que anticipa más despidos en el plantel de trabajadores de la OSTPBA. Pero no sólo eso: “… el PROS constituye el primer paso de la reforma del sistema de salud”, y “Dentro del préstamo otorgado por el BIRF (Banco Mundial) hay una partida de 25 millones de dólares destinada a financiar la asistencia técnica necesaria para llevar a cabo la reconversión de las entidades de salud”, lo que significa, en buen romance, que el PROS es un instrumento al servicio de “la fusión entre las obras sociales”.


El Banco Mundial cobrará el préstamo a través de “un mecanismo automático de repago, por el cual cada cuota del préstamo será cancelada mediante un sistema de retención”, por parte de la DGI, de la recaudación de la OSTPBA. Es decir, la obra social queda hipotecada y será un rehén del Banco Mundial.

    

Defender la Obra Social 


La conducción de la UTPBA debe responder por semejante conducta ante la base del gremio. La LISTA NARANJA DE PRENSA exige la convocatoria de una Asamblea General. Abajo los decretos 292 y 492 de privatización de la salud. Fuera las manos del Banco Mundial. Auditoría abierta de la Obra Social a representantes de los trabajadores, responsables ante la Asamblea General. Investigación de los contratos con clínicas, sanatorios y laboratorios. No al PMO (Programa Médico Obligatorio) y a la arancelización. Por un plan de lucha en defensa de una cobertura médica universal, integral y solidaria. Fuera los responsables del actual vaciamiento de la OSTPBA.

También te puede interesar:

Acerca del proyecto de tarifas diferenciadas que presentó el kirchnerismo.
Vienen luchando por las condiciones laborales y sanitarias.
¿Qué dice el proyecto de ley del gobierno para las clases presenciales? 
A propósito de las críticas de Pérsico y Grabois a la ampliación de la Tarjeta Alimentar.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
El gobierno festeja haber alcanzado el déficit fiscal más bajo en seis años.