07/03/1996 | 484

Las empresas de Brunelli, del secretariado de la UOM

Después de la firma del convenio Fiat-Smata, que tendrá consecuencias negativas enormes para los trabajadores de la UOM, se podía pensar que la tarea a la que se abocan los miembros del secretariado nacional es resolver este delicado problema. Sin embargo, Naldo Brunelli, ex titular de la CGT y uno de los principales miembros de la dirección de la UOM, ha salido en varias noticias radiales y gráficas por motivos que nada tienen que ver con la lucha contra el acuerdo Fiat-Smata, sino con la defensa de varias empresas del propio Naldo Brunelli.


Ocurre que Brunelli acaba de ser acusado de hacer ‘lobby’ para la sanción de una nueva ley de bancos que favorece ampliamente al Banco de Boston, el principal ‘gestor’ de la deuda externa argentina (desplazó al Citi). Recientemente, ‘movilizó’ a los depositantes del quebrado banco BID, desde Ramallo y San Nicolás, para presionar a favor de la ley en cuestión, que autoriza al Banco Central a refinanciar las deudas impagas de los clientes del ex BID. De acuerdo al legislador radical, José Dumont… “Según informes que nos acercan las propias autoridades del BID, las empresas SIMSA, Centro de Emergencias Médicas, Loberaz SA, JURANFER SRL, Establecimiento gráfico EDUCA, Fundación Acero General MNS, Brunelli Nelson Aníbal Julio y la firma IEPSISA pertenecen al diputado nacional Brunelli” (Página 12, 27/2/96).


Estas empresas de Brunelli adeudan la friolera de 4,5 millones de dólares. Brunelli las armó a partir de empresas de viandas que proveían a la ex SOMISA, de las gráficas que daban cuadernos a los obreros a través del sindicato, de los servicios médicos que también contrataba el sindicato, armó una empresa de chatarra con los desechos que ‘casualmente’ le vendía la ex SOMISA, e incluso una inmobiliaria. Brunelli lucró con la representación sindical, confirmando los rumores nunca desmentidos de que Brunelli era dueño de medio San Nicolás.


Brunelli sólo argumentó en su defensa lo siguiente:, “No creo que constituya ningún delito tener empresas ni gestionar créditos, si no habría que acusar a todos los deudores del país” (Página 12, 27/2), pero no explica cómo pasó de delegado gremial a ser uno de los principales patrones de San Nicolás. La acción de Brunelli demuestra en lo que anda el secretariado de la UOM.