28/03/2021

Las trabajadoras de Tenaris Siderca

Un programa para las obreras metalúrgicas.
Por Miguel Díaz delegado UOM Siderca

Tenaris Siderca lanzó en el que considera el mes de la mujer, por contener la emblemática fecha del 8M, un concurso para reconocer a UNA compañera en base a preceptos que tiene más que ver con el desempeño laboral patronal que con las reivindicaciones enarboladas por las trabajadoras. Siderca lanza así un evento festivo con consignas que son propias de un concurso televisivo, corriendo el eje y modificando el sentido del Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La empresa propone 8 “valores” que hacen hincapié en la perfomance laboral, el trabajo en equipo, las mejoras y el punto más “progre” menciona la diversidad e inclusión. Los compañeros/as son quienes proponen a las candidatas en base a estos “valores” y la ganadora será la que obtenga más votos. El carácter corporativo de los valores enunciados, incluso usando términos de este tipo como por ejemplo: si la compañera promueve el wellbeing (bienestar), da para pensar un sinfín de desprolijidades respecto al “contest”.

Pero veamos cómo están las mujeres de Siderca, que representan un 10% del total de la planta de trabajadorxs.

En cuestiones estrictamente laborales, las compañeras ocupan, salvo honrosas excepciones, puestos de las categorías más bajas. Cuando esto es quebrado por ascensos o corrimientos de puestos, las categorías más altas son alcanzadas después de sortear una infinidad de cursos, varios de los cuales no tienen nada que ver con la especialidad desarrollada. Por supuesto, esto también golpea a los compañeros varones, tal como ocurre con los contratos basura: el fraude laboral con la repetición a mansalva de los contratos a plazo fijo mientras se ocupan puestos de línea de producción de manera ininterrumpida

El impacto social positivo que pretendió la empresa al inicio de la contratación de mujeres, está más cerca de ser una estrategia precarizadora que inclusiva. Varias compañeras debieron retirarse por su imposibilidad de afrontar una doble o triple responsabilidad al ser jefas de familia y no tener guarderías para dejar a sus hijos/as mientras cumplen sus tareas laborales o estudia.

Aunque se trata de una planta de casi 3.000 trabajadores y trabajadoras, Tenaris incumple con su obligación de colocar jardines para  lxs hijxs de las y los trabajadores de la planta, fomentando así que sean las esposas de los obreros las cuidadoras principales y en el caso de las trabajadoras mujeres de la planta condenándolas a alcanzar menos derechos laborales por la multiplicidad de tareas que deben desarrollar.

Aunque desde el Ministerio de las Mujeres y Diversidades del gobierno provincial, dirigido por una dirigente sindical de la CTA durante años, Estela Díaz, se habla mucho de reconocer las tareas de cuidados, no comienzan por lo más elemental que es exigir a las patronales que cumplan con leyes laborales que datan de los 70. Hemos retrocedido fuertemente en esta materia y de esta forma se fuerza a un retroceso social al conjunto de las mujeres trabajadoras, las de la planta y las compañeras de los obreros. Tampoco esto está dentro de las demandas enarboladas por las mujeres sindicalistas de la Corriente Federal, entre las que se encuentran unas pocas mujeres del gremio de la UOM.

Las capacitaciones para recategorizar en general son a contraturno, lo que genera una mayor carga horaria fuera del hogar. Esta capacitación o plan de carrera, va a contramano del convenio que establece una cantidad de 460 horas en el puesto para acceder a una nueva categoría. Sin embargo la UOM no hace valer nuestro propio convenio y permite que las empresas se resistan a capacitar en horarios de trabajo.

Por otro lado, no todos los sectores tienen lugares acondicionados para las obreras, faltan vestuarios, baños, en relación con las guarderías, las trabajadoras mamás ya no cuentan con un lugar para amamantar y esto pretende ser reemplazado con otro “beneficio”: un recorte de horario al entrar o al finalizar el turno, lo que no se condice con las necesidades de los/as bebes y sus madres.

El día femenino, un reconocimiento elemental y hasta básico fue retirado por la empresa, incurriendo en un retroceso en pleno siglo XXI y en plena etapa de movilización y conquistas del colectivo femenino.

Otro aspecto fundamental está ligado a la modificación de otras licencias que resultan fundamentales para que una mujer no deba abandonar un puesto de trabajo como la que establece un límite de 20 días al año para cuidar  a familiares enfermos, un límite de tiempo que para algunas problemáticas, resulta extremadamente limitado, y ese límite impactará mayoritariamente sobre  las mujeres trabajadoras que son las cuidadoras por excelencia de adultos y menores de la familia.

Con esto Siderca no sólo busca instalar valores patronales entre las mujeres precarizadas sino que persigue el objetivo de difundirlos entre el conjunto de los trabajadores de la planta.

Todo el conjunto de anomalías que detallamos configuran un golpe artero a las condiciones laborales de la mujer, que expuesta a situaciones de violencia cotidiana ya sea intrafamiliar o social, también sufre los vaivenes de la vida laboral, con paritarias a la baja y precarización y confirman su situación de vulnerabilidad. Ni Siderca ni el sindicato a pesar de sus declamaciones inclusivas han mencionado el acoso o el abuso en planta, que lo hay.

Está claro que la problemática de la mujer no puede escindirse de la lucha más general del movimiento obrero, contra los despidos, suspensiones, la precarización laboral y por un salario inicial igual a la canasta familiar. La verdadera inclusión y emancipación de nuestras compañeras se dará cuando conquistemos de conjunto un programa que levante las reivindicaciones del movimiento obrero, y en este caso particular de metalúrgicos y metalúrgicas.

Para las compañeras: Igual remuneración por Igual trabajo, efectivización de toda contratada, restitución plena del día femenino, licencia extendida por maternidad y por cuidado de familiar enfermo, capacitación en horario de trabajo, jardines para lxs hijos de lxs trabajadores desde los 45 días (guarderías), vestuarios acondicionados en todos los sectores.

 

También te puede interesar:

Sus familiares solicitan a los jueces de la Cámara de Apelaciones la mayor celeridad en la definición del fallo.
Démosle continuidad a las acciones votadas.
Continúan las medidas de lucha de los municipales del sector de salud de La Matanza.