21/03/2002 | 746

Las únicas elecciones limpias en la historia del Soip

Por P. M.

Los periódicos destacan que la Junta Electoral y el delegado normalizador decidieron realizar el recuento final en el Ministerio de Trabajo: «Un hecho que no registra antecedentes» (La Capital, 16/3).


El comentario generalizado antes, durante y después de los comicios, acerca de la intervención de bandas armadas (que posibilitarían el habitual y desembozado método de fraude) tiene su fundamento.


Es que como «en el puerto todo se sabe», el reclutamiento de malvivientes pagados por la burocracia (en las barriadas obreras) se mantuvo fiel a su tradición.


En sus «buenas épocas» el Soip constituyó uno de los bastiones nacionales de la CNU (Concentración Nacional Universitaria) y la ALN (Alianza Libertadora Nacionalista). Por eso la persecución y el asesinato del activismo (dirigido desde el Soip) en «los años de plomo» le segó la vida (entre muchos otros) a Julio Mansa, primer delegado paritario del Convenio Colectivo del ’75.


De hecho, el apoderado legal del Soip (hasta hace poco) y actual fiscal actuante en los «juicios por la verdad», fue denunciado públicamente por varios abogados actuantes en estos juicios como ex jefe de la CNU y como perteneciente a la corrien te de ultra derecha que apoya a Arroyo, Obeid y Seineldín.


La amplia voluntad de los obreros del pescado de recuperar su sindicato, se expresó también en la organización de una poderosa comisión de seguridad, que pudo observar en más de una oportunidad como elementos de choque desistieron de jugarse la vida por dos pesos.


La increíble limpieza de los comicios no es un misterio: los obreros del pescado han sabido superar a la burocracia en todos los terrenos.


 


Repercusiones en otros medios


  • Nota en CEDEPESCA : Triunfo de la Lista Celeste en el SOIP: Un cambio importante en la correlación de fuerzas