28/02/2018

Los docentes de la Ciudad paramos contra el techo salarial y las reformas anti-educativas

Tribuna Docente - Secretaria Adjunta de Ademy

A pocos días del nuevo ciclo lectivo, el gobierno de Rodríguez Larreta ofreció menos que la pauta miserable de Macri: 12% en dos cuotas, sin ´cláusula gatillo´ y con un plus fuera de convenio.


La "oferta" de Ciudad sigue lo acordado para los municipales con la burocracia de Sutecba –un 12 % en dos cuotas–, lo cual consagraría una rebaja salarial, según la inflación prevista para el 2018, que en el mejor de los casos rondaría 22%. Recordemos que el salario docente viene de perder dos años consecutivos: en el 2016, cuando otorgaron 25% más sumas en negro y la inflación fue del 41%; en el 2017, el aumento fue del 21,5%, cuando la inflación alcanzó el 26%. Actualmente, el salario de un maestro de jornada simple –o su equivalente en horas cátedras–está en $13.809 ´conformados´ de bolsillo, pues el básico es de apenas $5.100. 


Reforma antieducativa y Estatuto


La propuesta del gobierno se complementaría con un plus de $4.000 por única vez para aquellos docentes que cursen –evaluación mediante– una capacitación anual, por fuera de su labor.


Sería la versión porteña de la ´cláusula de productividad´ o presentismo de Vidal. Constituye un salario por fuera de lo que establece el Estatuto, el cual regula claramente la formación y el impacto en la carrera docente. Esto sería un paso más contra nuestras conquistas consagradas en el Estatuto, una reforma laboral velada en el gremio docente. 


No hay que perder de vista que, en la Ciudad de Buenos Aires, está en marcha una reforma educativa en el nivel secundario –Secundaria 2030– que somete a la educación y a la juventud a las demandas del mercado laboral, descalificando sus contenidos y generalizando las pasantías truchas –mano de obra gratuita en las empresas– en el  5to año, entre otros aspectos regresivos. También está en marcha una reforma del nivel superior terciario –proyecto UniCaba–, fuertemente resistida por toda la comunidad educativa, en defensa de la formación docente.


La unidad de la docencia y un plan de lucha para ganar 


El intento de imponer este techo salarial ha despertado una gran deliberación en el gremio, como cada comienzo de año. Las asambleas se han multiplicado en las sedes de capacitación de nivel primario y en el resto de las escuelas. Luego de las jornadas del 14 y 18 de diciembre contra la reforma previsional, de las cuales la docencia participó activamente, el planteo de organizar un plan de lucha con continuidad, con paros progresivos, movilizaciones y asambleas, se impone como reclamo a las centrales sindicales, en especial a la Ctera. 


En ese marco, el lunes 26 se desarrollaron la asamblea unificada impulsada por Ademys, que llamó a unificar en una sola instancia la deliberación a todos los sindicatos docentes de Ciudad que quieran luchar, y el plenario de delegados de UTE, convocado 48 horas antes a la misma hora y día en una clara maniobra divisionista, que no aceptó dicha propuesta.


Como resultado de los mandatos y el debate, la asamblea impulsada por Ademys finalmente resolvió parar y marchar el 1 de marzo, sumándose a la convocatoria nacional del 5, 6 y 8; movilizar a la inauguración de las sesiones legislativas, junto a los estudiantes y docentes del nivel terciario, en defensa de la formación docente y el retiro del proyecto de Unicaba; y, finalmente, convocar a una nueva asamblea para definir cómo seguir,


La conducción celeste de UTE-Ctera adhiere al paro nacional del 5, 6 y 8, pero no el 1, regalándole a Rodríguez Larreta, una vez más, un "normal" inicio de clases a Larreta. Pero, sobre todo, UTE no tiene perspectiva de convocar a otro plenario para discutir cómo organizar a la docencia para la lucha paritaria y educativa. Sigue el libreto de Ctera, que se limita a pedir la restitución de la paritaria nacional. 


Nuestro planteo 


Tribuna Docente publicó una carta abierta a toda la docencia, que fue distribuida por miles, estableciendo un programa de reivindicaciones y un método para intervenir en la situación política. Planteamos un congreso de delegados de base de todos los sindicatos para votar un plan de lucha con continuidad y superar el pacto de las direcciones sindicales, que están acordando las reformas anti educativas en curso. En ese sentido, una asamblea de toda la docencia, sin distinción de gremio o afiliación, sería todo un paso adelante.


También hemos realizado la propuesta de cara al 8 M, en un gremio conformado en un 80% por mujeres, de realizar una asamblea de mujeres docentes de toda la Capital, un pañuelazo y actividades en todas las escuelas por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Todas resoluciones tomadas por el conjunto de agrupaciones que conforman la oposición Multicolor, e impulsadas en las asambleas docentes.


Con esta perspectiva, llamamos al no inicio activo de 72 horas y a movilizar el 8M en el marco del paro internacional de mujeres; asambleas para decidir la continuidad de las acciones, junto al resto de los trabajadores que están enfrentando el ajuste y los despidos, en la lucha por poner en pie un paro activo nacional contra el techo salarial y las reformas.