25/11/2020
CONTRA EL ROBO

Los jubilados salen a las calles

El 26 y el 11, jornadas nacionales de lucha en rechazo al ajuste y a la nueva fórmula de movilidad jubilatoria. 15h en el Congreso de la Nación.

Willy Monea, Ojo Obrero Fotografía.

Los jubilados y jubiladas preparan una jornada nacional de lucha para el próximo jueves 26 y el 11 de diciembre, con epicentro en el Congreso de la Nación y con marchas, radios abiertas y concentraciones en todo el país, en rechazo a la nueva fórmula jubilatoria. Estas acciones surgen de la autoconvocatoria nacional de organizaciones de jubilados.

Las organizaciones independientes de jubilados vienen denunciando que el ajuste que pesa sobre ellos y sus haberes, que va de la mano del vaciamiento de la Anses y la liquidación de las cajas previsionales.

En ese terreno se inscribe el decreto por el cual se les aumenta solo un 5% (unos $30 por día), dejando la jubilación mínima en unos escasos $19.025. Denuncian que el gobierno que prometía poner en primer lugar a los jubilados continúa con el robo a sus haberes.

Esto ha quedado de manifiesto con su asunción, bloqueando la movilidad jubilatoria por ley y ahora con un proyecto de nueva fórmula que se presenta como desventajoso para el conjunto de los jubilados, ya que se calcula sobre el promedio de los salarios –a la baja- y la recaudación.

Esta fórmula no contempla la inflación, la que viene escalando al ritmo del agravamiento de la crisis económica y que todos los analistas esperan que continúe así durante el próximo año. Además de tratarse de ajustes semestrales.

Denuncian que esta es la orientación demandada por el FMI, que el presidente Alberto Fernández ha estado desarrollando y privilegiando por encima de los jubilados y trabajadores en actividad.

La fórmula suspendida por el gobierno otorgaba, durante el año, un aumento equivalente al 42%, mientras que los aumentos otorgados por decreto llegaron a un 35% para la jubilación mínima y un 24,5% para las jubilaciones mayores. Han robado unos $72.000 millones de la masa de haberes.

A su vez, se han utilizado los fondos de la Anses para otorgar todo tipo de subsidios y beneficios a las patronales. No se les ha ocurrido si por un momento reintegrar los aportes patronales suprimidos durante el menemismo y los gobiernos sucesivos.

Este robo a los jubilados y la nueva fórmula ya están planteando un rechazo en vastos sectores de la población y rispideces al propio interior del gobierno, por lo que intentaran hacer pasar su aprobación sin muchos sobresaltos.

Las organizaciones de jubilados convocantes al plan de lucha plantean:

Rechazo a la nueva fórmula y al decreto de miseria. Movilidad automática en base al aumento de los sueldos o a la inflación, el que sea mejor.

Recomposición de los haberes a $49.614 de mínima.

Devolución de lo que  se perdió con los Macri y los Fernández.

82% móvil.

Pago de las jubilaciones adeudadas en Chubut, la anulación de la reforma jubilatoria en Córdoba y Entre Ríos y la defensa de las cajas provinciales.

Restitución de los aportes patronales, terminar con el trabajo en negro, con las rebajas salariales y  los despidos, junto con la devolución de todos los fondos usados por los gobiernos permitirá terminar con el déficit de la Anses y las cajas provinciales.

Por direcciones de la Anses , las cajas y las obras sociales electas por trabajadores activos y jubilados

Que la CGT y a la CTA  rompan su pacto con el gobierno y convoquen un inmediato paro nacional para que no se sancione este nuevo saqueo  que también afectara a los activos

Convocan:

Plenario de Trabajadores Jubilados. CSC.

Mesa Coordinadora.

Jubilados de Izquierda.

Utjel.

Jubilados en Lucha Chubut (movilizan el 25).

Coordinadora de Organizaciones de Córdoba.

En esta nota

También te puede interesar:

Vía DNU recorta recorta el presupuesto destinado al pago de deudas previsionales.
La ley de movilidad jubilatoria en vigencia establece una actualización trimestral de los haberes.
Ocho millones de jubilados y pensionados no cubren sus necesidades básicas.
La reforma jubilatoria de Kicillof y Santín al servicio de los bonistas buitres.​