29/06/1994 | 422

“Los municipales del Hospital de Wilde le dicen no a la jubilación privada”

Los trabajadores municipales de Avellaneda, por aportar al IPS de la Provincia de Buenos Aires, no debemos optar, así como tampoco los municipales de los 126 municipios de la Provincia, ni los docentes y los estatales provinciales, lo que acaba de ser ratificado por un decreto provincial.


Duhalde, como muchos trabajadores lo tienen claro, no lo hace porque defienda nuestros intereses, sino porque la Caja de Jubilaciones de Provincia de Buenos Aires es la “caja chica” del gobernador (como el PAMI y Yacyretá lo son para Menem). Los jubilados municipales cobraban entre el 75 y el 82%, pero a partir de febrero de 1994 “con mucha suerte llegarán a cobrar el 70% móvil”(palabras del director de Personal de la Municipalidad de Avellaneda). Duhalde ha mandado además, a la Legislatura, un proyecto de modificación de la Ley Provincial 9650 (jubilación actual) que aumenta los años de aporte de los docentes y deroga o modifica regímenes especiales, etc.


Aunque un decreto provincial diga que no tenemos que optar, aunque el Sindicato de Trabajadores Municipales de Avellaneda diga que por ahora no debemos optar, los trabajadores municipales del hospital de Wilde, en una gran mayoría, elegimos quedarnos en la estatal, porque entendemos que la privada es “un viaje de ida” y hemos resuelto en asamblea, manifestarnos a través de una carta a las autoridades, donde planteamos que queremos permanecer en el sistema previsional de la Provincia, pero dejamos claro que si un nuevo decreto del gobernador u otra medida nos pasa al sistema nacional, nosotros optamos por el sistema estatal.


Esto refleja el rechazo a la “jubilación privada” y la desconfianza de los trabajadores en este gobierno de ladrones y estafadores.


Ahora, a los trabajadores del hospital de Wilde nos falta dar otro paso, iniciar la lucha por la derogación de la Ley de Reforma Previsional que viene siendo rechazada por la mayoría de los trabajadores del país que optan por el sistema estatal, venciendo las presiones y engaños de las AFJP y de Menem y Cavallo. Por la vigencia del 82% móvil y por la reducción de la edad para jubilarse y los años de aportes, pues en nuestro gremio nos jubilamos a los 60 y 65 años, con 35 de aportes.