02/08/2007 | 1003

Los obreros de Fotia no deben votar a un burócrata derechista

Roberto Palina es el secretario general de Fotia, el gremio más importante de obreros azucareros de la provincia.


Palina, dirigente de la UCR, fue electo legislador en 2003 por la coalición Unión por Tucumán, encabezada por Esteban Jerez. Esta coalición se disolvió cuando concluyeron los comicios. Palina pasó a integrar el bloque de la UCR, que posteriormente se dividió en dos oportunidades. Como legislador, Palina votó a favor de la convocatoria a reformar la Constitución y posteriormente fue uno de los que fogonearon un frente “opositor” encabezado por el vicegobernador Fernando Juri.


Ahora se presenta como candidato a vicegobernador de la Coalición Cívica por la Resistencia, acompañando la candidatura a gobernador del derechista Jerez. Sin ponerse colorados, Jerez-Palina han integrado a la alianza al sector bussista del legislador José Constanzo.


En una solicitada reciente, Palina destaca las supuestas conquistas que habría conseguido como legislador y como conducción del gremio.


Afirma que logró llevar el salario mínimo de los obreros azucareros a 1.270 pesos… que es apenas un 50% de la canasta familiar. Se ufana de haber obtenido un salario de miseria. Los obreros azucareros son en su mayoría temporarios, o sea que ganan esa miseria sólo durante la zafra. En el período interzafra, se tienen que arreglar como puedan; muchos están obligados a emigrar a otros trabajos temporarios a otras provincias, con todas las consecuencias sociales y familiares que este tipo de vida acarrea.


La Fotia no ha encarado ningún reclamo para que las patronales garanticen un salario interzafra equivalente a la mitad del salario azucarero. Palina se conforma con algunos pocos miles de planes de 150 pesos por períodos de dos a cuatro meses.


Palina destaca también haber conseguido una ley de traslado seguro de los obreros golondrina. Los constantes accidentes en el traslado de los obreros a otras provincias desmienten al burócrata-diputado.


Palina se hace el burro sobre la total precarización de los obreros del surco, con un jornal de 23 pesos en negro, por 12 ó 14 horas de trabajo.


Palina también se hace el burro frente a los crecientes accidentes laborales que se suceden en los ingenios.


Oculta que todos estos atropellos ocurren cuando la zafra azucarera marca un nuevo récord de producción y de ganancias para los ingenios y los grandes cañeros.


En Tucumán no necesitamos opositores de derecha que arreglan con las patronales.


Necesitamos una oposición popular para luchar por un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar, por el 82% móvil, por planes interzafra equivalentes a medio salario para todos los temporarios a cargo de los ingenios.

En esta nota

También te puede interesar:

Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.
El Senado le extiende la licencia que tiene desde 2019 por una denuncia de abuso sexual.
Los testeos son bajos, la positividad alta, la saturación del sistema sanitario también
Entre aprietes y amenazas, la política punteril se hace carne en las palabras de la diputada de “Salvemos las 2 vidas”.