19/01/2006 | 931

Los piquetes ocupan el Alto Valle

No dejemos pasar la oportunidad

Chacareros opositores a la Federación de Productos (que nuclea a las diferentes cámaras por localidad) se han rebelado contra la cámara empresarial de los grandes pulpos del empaque y la exportación (Cafi). Reclaman un “un precio base de aproximadamente 0,25 dólares por kilo”. Ocuparon la sede de la Secretaría de Fruticultura (en Allen) para presionar durante las reuniones de la Mesa de Contractualización (en la que no participan); y vienen realizando cortes de ruta desde mediados de diciembre.


 


¿Y la clase obrera?


 


El reclamo de los obreros de la fruticultura se desenvuelve a la sombra de esta puja.


 


La paritaria de los trabajadores de la cosecha y de las chacras (afiliados a Uatre) comenzó el 2 de diciembre. La Federación de Productores terminó ofreciendo 25,91 pesos por día (ni siquiera el mínimo garantizado por el ex Estatuto del Peón) más un 7% por permanencia. Uatre reclama 33,15 pesos por día (más el 7%). Así, e l sueldo mensual de un obrero rural apenas estaría sobre el índice de pobreza… ¡para una tarea de 2 ó 3 meses al año!


 


La paritaria de los trabajadores del empaque —en el Sindicato de la Fruta— está paralizada, ante la negativa de la Cafi a considerar el aumento de 30% sobre la escala salarial pasada, más un 20% sobre la productividad. Los trabajadores del empaque, con una importante tradición de luchas, manifiestan una voluntad combativa.


 


Ahora es el momento


 


Con el nuevo año se entró en la “etapa de definiciones”. El 16 de enero comenzó la cosecha de pera y 15 días después comenzará la de manzana.


 


Los productores se han lanzado a la ruta y decenas de cortes impiden el movimiento de los camiones con frutas. Se imponen los “métodos piqueteros” y el corte “duro”. Han detenido camiones cargados, obligándolos a descargar en plena ruta, desparramando la fruta y quemando los cajones.


 


Las direcciones gremiales conformaron una Intersindical (a la que sumaron a los camioneros, y a los trabajadores de frigoríficos) que pretende llevar la protesta lo más lejos posible del Valle (“comenzaremos bloqueando el acceso al puerto de San Antonio” y si es necesario (¿?) bloquearemos también los galpones”, dicen sus voceros). Pero los tiempos de los trabajadores son otros. Numerosas asambleas de rurales en distintas localidades consideraron que es necesario bloquear los galpones. Desde el sábado 14 comenzaron el bloqueo de más de 20 grandes galpones de empaque y de numerosas chacras, impidiendo la salida y entrada de camiones con fruta. También comenzaron —de hecho— un paro de actividades en las chacras, que los gremios aún no decretaron.


 


Desde el Partido Obrero planteamos la necesidad de unificar la lucha de los trabajadores de la cosecha y el empaque por un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar.


 


Paro general de actividades. No levantar la cosecha sin la paritaria firmada. Bloqueo de los galpones para que no puedan sacar la producción. Elijamos delegados en todas las chacras. ¡No a las cooperativas truchas!


 


Ahora es el momento de golpear a fondo contra la Cafi y la Federación.


 


Reclamemos a los pequeños productores que integren a su reclamo el de los trabajadores del empaque y la cosecha, lo que nos permitiría golpear juntos a la gran patronal frutícola, abriendo una perspectiva de triunfo para todos.


 


Hay que abrir los libros de los grandes pulpos para hacer público adónde van las ganancias de la fruticultura.


 


Por un precio sostén garantizado por el Estado para los pequeños productores y financiado con un impuesto de emergencia a los pulpos exportadores.


 

En esta nota