26/04/2007 | 989

Los trabajadores de Farmacity salen a pelear

Con el apoyo de la UJS y la FUBA

El 13 de abril, en el “día del Empleado de Farmacia”, un grupo de jóvenes empleados de Farmacity ocupó el local de Corrientes y Angel Gallardo para exigir el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo. La empresa Farmacity tiene 70 locales donde trabajan 2.000 jóvenes (sólo en la Ciudad de Buenos Aires), más otros en el resto del país. Es una empresa de capital norteamericano sospechada de lavado de dinero. La empresa, que factura decenas de millones de pesos, no paga las horas extras, la nocturnidad e incluso hace trabajar a los pibes de 12 a 15 horas, incluidos los domingos. Esto sucede con la complicidad del gobierno de Terlerman y el Ministerio de Trabajo de Kirchner.


La ocupación duró 30 horas hasta que un juez ordenó el desalojo. Fue resistido; un estudiante de la Fuba (que se movilizó solidariamente) fue golpeado por la policía y debió ser hospitalizado.


Mientras duró la ocupación, los vecinos del barrio de Almagro firmaron un petitorio de apoyo, acercaron provisiones y repudiaron la represión policial. El primer día, incluso, se ocupó un segundo local en la avenida Medrano, a pesar de tener a varios supervisores y gerentes metiendo presión de la mano de la policía. En Farmacity, los trabajadores viven en un clima de presión y apriete permanente.


El jueves, bajo una lluvia torrencial, más de 20 trabajadores de Farmacity junto a la Fuba, realizaron un escrache en los locales del microcentro. La empresa que tuvo que cerrar seis sucursales.


La negociación se encuentra en el Ministerio de Trabajo, donde la empresa se comprometió a responder este martes si retrocede o no con seis despidos que lanzó. Si no hay respuesta, se prepara un nuevo acto escarche frente a la central de la empresa. Exigimos que sindicato (Adef), que apoyó los reclamos en el Ministerio, convoque un paro para torcerle el brazo a la patronal.

También te puede interesar:

El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
La petrolera registró una pérdida de 85.000 millones de pesos en el segundo trimestre del año.
Las cámaras patronales en la Comisión de Trabajo de Diputados.
Beneficios impositivos, libertad para burlar el cepo cambiario y convenios por empresa, para las petroleras que mantienen paralizada la producción.
“Aguantar con el bono” y postergación de paritarias