19/09/2016

Los trabajadores de Fernet Branca marcan el camino

delegado de Fernet Branca (gremio vitivinícola)

A principios de año, los trabajadores de Fernet Branca conquistaron un aumento interno del 42,6% del salario en un solo pago, mediante un quite de colaboración y una serie de paros escalonados. Esto significó la ruptura del techo salarial que pretendió imponer la paritaria cerrada por el Sindicato Vitivinícola (SOEVA) de un 33% en cinco cuotas.

 

 

En septiembre,  ante la pérdida del poder adquisitivo que generaron la inflación y el tarifazo en los servicios públicos, los trabajadores de Fernet Branca votaron en asamblea que parte de los ítems que estaban por fuera del sueldo de convenio queden sujetos al acuerdo paritario, para obtener un mayor aumento por los porcentajes que aún restaban de la paritaria. La empresa, frente a la organización y la firmeza de los trabajadores en no resignar ninguna de las conquistas salariales ya conseguidas,  terminó aceptando la aplicación del aumento sobre el total del sueldo bruto hasta enero de 2017.

 

 

Este nuevo triunfo  se da en un contexto donde el gobierno se niega a reabrir las paritarias, cuando la inflación ya ha licuado la mayoría de los acuerdos pasados. Además, marca un claro contraste con la parálisis de la burocracia sindical.

 

 

Desde el 2013, año en que conquistaron la primera  elección de delegados en la fábrica, los trabajadores de Fernet Branca vienen obteniendo importantes mejoras en sus condiciones laborales.  Desde ese momento han desarrollado un grado de organización que los llevó de trabajar en condiciones laborales precarias  y con un salario miserable – situación que impera en la mayoría de las empresas del gremio vitivinícola- a frenar los despidos, conquistar el pago al 100% del sueldo a los compañeros que están por ART, el pase a planta de  los tercerizados, el reconocimiento de títulos  e importantes mejoras salariales.

 

 

La experiencia de los trabajadores  Fernet Branca marca el camino. La organización independiente de la burocracia y las patronales, la conquista de cuerpos de delegados combativos, constituyen la base para quebrar el ajuste en curso.

 

 

En esta nota