17/12/2020
PARO Y PLAN DE LUCHA

Los trabajadores de la salud de CABA protagonizan otra inmensa jornada de paro y movilización

Votan continuidad del plan de lucha.
Por Laura Alv Medica Residente - Tribuna Municipal

Los trabajadores de salud porteños, encabezados por la Asamblea de Residentes y Concurrentes, volvieron a copar las calles este miércoles 16 en otra enorme jornada de lucha en el marco del paro de 36 horas convocado por Asociación de Médicos Municipales (AMM) y la Federación de Profesionales. Al finalizar la jornada, se votó en asamblea general continuar el plan de lucha con un paro de 48 horas, el 22 y 23 de diciembre, y una movilización a Plaza de Mayo el 22, en conjunto con trabajadores de la salud de Nación y provincia de Buenos Aires.

Después de haber convocado a un cese de actividades de 4 horas como “continuidad” al paro de 24 horas del 17 de noviembre, los dos sindicatos mayoritarios venían haciendo la plancha en las últimas semanas. Se juegan a desgastar al movimiento con medidas aisladas y sin convocar a movilizaciones, para poder cerrar con el gobierno una paritaria a la baja acorde a lo que sucede a nivel nacional.

Pero en los hospitales, los trabajadores se siguen organizando en asambleas autoconvocadas, garantizan cortes locales y la Asamblea de CABA protagonizó la semana pasada una gran movilización a la Legislatura porteña, el día que se aprobó el presupuesto de la Ciudad, que juntó a cientos de residentes y concurrentes. Fueron estas medidas las que arrancaron la convocatoria a este paro de 36 horas, aunque los gremios se jugaron a que sea dominguero, y que fue copado por los residentes, los concurrentes y profesionales de plantas, que garantizaron una enorme movilización que ganó las calles del centro porteño y logró realizar un corte total de la 9 de Julio, en pleno mediodía.

La “opositora” lista 10, de Carlos Rojo, en AMM también estuvo ausente en la jornada, lo que demuestra que a la hora de desarrollar la lucha comparten los métodos burocráticos de la conducción y el terror a las asambleas y a las decisiones de los trabajadores.

El conflicto se centra principalmente en la cuestión salarial. El último año, atravesado de lleno por la pandemia y el recrudecimiento de las condiciones laborales, encontró al colectivo con paritarias congeladas. A su vez, miles de trabajadores concurrentes continúan sin un salario ni ART, trabajando en pandemia, y cientos de ingresantes residentes y jefes e instructores van por el tercer mes sin percibir su salario. A tres semanas de finalizar el año, con alarmas sobre un rebrote en la ciudad, ni AMM ni la Federación han informado sobre ninguna oferta salarial del gobierno, que viene de cerrar un 15% en 3 cuotas con Sutecba. Larreta intentó cerrar el conflicto con un 5% de aumento por decreto en diciembre, y los sindicatos mantienen la paritaria clandestina e intentan cerrarla a espaldas de los trabajadores.

La asamblea final demostró que esta lucha no está agotada y que hay fuerzas para ganar. Masivamente, se aprobó un paro de 48 horas para la semana que viene, con movilización. La organización en asambleas y la continuidad del plan de lucha son el pilar fundamental para arrancar las reivindicaciones del colectivo. Hay que exigir a los sindicatos que no se firme ninguna paritaria sin que se apruebe en asamblea de base que confluya al conjunto de trabajadores, residentes y concurrentes, plantas, médicos y de todas las profesiones.

 

También te puede interesar:

Se presentó de manera virtual en medio de la ofensiva de su gobierno por las clases presenciales sin condiciones.
El municipio desconoce el acuerdo alcanzado en 2017 para imponer un ajuste y la precarización del servicio.
Expropiación sin pago bajo control de los trabajadores.
Firman una paritaria que continúa la miseria salarial y la precarización.