25/09/2014 | 1333

Los trabajadores del Central, contra el ajuste salarial


Los trabajadores del Banco Central están desde hace tres semanas desarrollando un intenso plan de lucha: tras un paro 24, siguió otro de 48 horas con una adhesión de más del 80 por ciento del banco.


Se han sumado otras medidas, como una movilización al Banco Nación, donde se estaba desarrollando un seminario con participación de los directores del BCRA y otra al Ministerio de Trabajo.


La lucha se desató a partir de la imprevista marcha atrás en la firma del acuerdo de mejora de la paritaria de La Bancaria, sobre algunos adicionales que se había arrancado en agosto.


Del lado de las autoridades, se dejan inferir enfrentamientos en el directorio y la crisis entre Kiciloff con Fábregas como excusa. Pero los trabajadores del Central tienen en claro que no van a aceptar la crisis de la camarilla kirchnerista como excusa para resignar un derecho adquirido. Asimismo, la inflación delata la insuficiencia del acuerdo firmado por la Asociación Bancaria.


La repercusión de la medida ha involucrado prácticamente a todos los sectores, pese a los aprietes de las autoridades que han llegado a pedir listas negras, generando el repudio de todos los trabajadores del banco.


Hay una completa decisión de no dejar pasar este intento de ajuste salarial; si las autoridades no suscriben el acuerdo la lucha seguirá e inevitablemente se sumarán las demás reivindicaciones pendientes que ya han sido votadas en asamblea: que el banco se haga cargo del impuesto a las ganancias, el fin de la flexibilidad laboral (tercerización) y la mejora del plan de salud para los jubilados del banco.

También te puede interesar:

Los compromisos financieros suman casi 9.000 millones de dólares hacia marzo, mientras que las reservas internacionales líquidas están en terreno negativo.
El proyecto ya tiene dictamen favorable en la Comisión de Minería e Industria de la Legislatura bonaerense.
La merma en las reservas responde a la fuga de capitales que el gobierno promueve.
Mantiene una resolución de Vidal que obliga a tomarse las vacaciones en enero.