08/07/2020

Mar del Plata: jubilados contagiados de Covid-19 en el Hospital Houssay

Pese a las advertencias de los trabajadores.

El lunes 6 de julio se confirmaron cuatro casos positivos de Covid-19 en pacientes del Hospital Houssay de Mar del Plata, que se suman a otros cuatro casos anteriores del personal del hospital. La situación es doblemente grave porque el Houssey pertenece al Pami, y por lo tanto atiende a población de riesgo: los cuatro pacientes infectados tienen entre 67 y 74 años. Los trabajadores habían advertido una y otra vez sobre la falta de medidas y protocolos adecuados para evitar la propagación del virus. En este momento, se suspendió la atención y hay 20 personas en aislamiento.

Los trabajadores venían reclamando medidas sanitarias especiales desde que se confirmó el contagio del primer enfermero (quien también trabaja en el Hospital Materno-Infantil), pero fueron desoídos por las autoridades del hospital y del Pami, y debieron seguir atendiendo poniendo en riesgo su salud y la de las personas mayores que atienden.

Desde el inicio de la crisis sanitaria el personal del Houssay ha denunciado un incremento de la flexibilización laboral, bajo amenaza de despidos, con sobreturnos, cambios de horario, sobrecarga de funciones (por ejemplo, personal de limpieza cubre en el mismo turno dos pisos, uno de aislamiento y uno regular). También ha sido denunciada la falta de medidas y materiales de protección.

En diálogo con Prensa Obrera, una enfermera explicó la necesidad de que se realicen hisopados a todo el personal. “Las autoridades solo quieren hacer test a lo que llaman contactos estrechos (aquellos que permanecen más de 15 minutos a una distancia menor a dos metros de un caso confirmado), pero el tema es que ahora hay como 20 personas aisladas en el hospital que también cumplen funciones en otros servicios, van a otros pisos, y a veces no usan los elementos de protección adecuados porque le exigen que vayan de un lado para otro. Además estamos usando los barbijos que mandaron de China, que no están aprobados por la Anmat, y los infectólogos dicen que duran seis horas pero la dirección nos hace usarlos por 15 días… Ahora dicen que dura 7 días, ni siquiera se ponen de acuerdo. Los camisolines hemorepelentes tampoco son los que se deberían utilizar”.

También denunció que “la mayoría de los elementos de protección que usamos son donaciones, no los compra Pami, a veces no tenemos ni alcohol líquido ni clorhexidina para lavarnos las manos”. Agregó a su vez que «hay compañeras que han sido hisopadas y les dio negativo pero no quieren volver porque tienen miedo. Nos tienen de acá para allá, hay gente que cubre dos servicios y el estrés de esta situación te lleva a cometer errores”.

Muchos de los trabajadores del Houssay enfrentaron, en su momento, el cierre del Emsa y la pérdida de las fuentes laborales. En este momento están empezando a autoconvocarse para exigir medidas de protección y, dada la propagación evidente del virus, que se realicen hisopados a todo el personal.

La crisis sanitaria no sólo expone la precariedad del sistema de salud, sino que es aprovechada para flexibilizar y precarizar aún más las condiciones de explotación laboral, lo que implica una bomba de tiempo para la propagación del virus. Apoyemos la lucha de los y las trabajadores del Houssay.

Que los fondos del Estado vayan a la salud y no se pague la deuda externa con la salud de los trabajadores y los jubilados.

También te puede interesar:

Editorial. Escribe Néstor Pitrola
Sus compañeros decidieron realizar un paro de 48 horas si el director de enfermería no renuncia.
Los trabajadores municipales de Hurlingham son presa de una fuerte precarización laboral.
Familiares y amigos junto con organizaciones se movilizaron a la Fiscalía.
Se estima que entre un 7 y 10% de los contagiados diarios es personal de salud.
Desde laUJS convocamos un festival contra el gatillo fácil y por el fuera Berni, a las 17h por Facebook Live.