29/06/2000 | 670

Marcha el viernes 23/6

La movilización llamada por la Coordinadora de Desocupados debe tener por objetivo la confección definitiva de un empadronamiento total de los desocupados mercedinos (sean hombres, mujeres, casados o solteros), bajo el control del Concejo Deliberante de la Coordinadora y de las organizaciones que han luchado consecuentemente por ello. La decisión del oficialismo de no realizarlo es arbitraria y tiene por objeto el mantenimiento del ‘clientelismo’ y el beneficio de las patronales.


Esta movilización debe por lo tanto abrir una perspectiva para agrupar a los trabajadores bajo un programa propio, sin subordinarse a las maniobras de los partidos patronales con representación en el Concejo Deliberante mercedino, responsables de las políticas del ‘ajuste’ fondomonetarista.


En ese sentido el Partido Obrero denuncia que el proyecto de la Alianza de reducción de dietas es una farsa, ya que plantea la baja salarial del 12%, en consonancia con el decretazo nacional, no promueve la creación de un fondo real y el subsidio a los desocupados y oculta la responsabilidad del gobierno nacional y del Ministerio de Bienestar Social, que han reducido la miseria de los planes del tipo ‘Trabajar’.


Porque nada justifica que las dietas del intendente y los concejales sean superiores al promedio del salario de los municipales, y que no rompan con su propio gobierno nacional, que con la flexibilización y los decretazos y el impuesto al salario ha ocasionado 16.000 nuevos despidos en la Argentina este mes.


La carpa de los desocupados ha cumplido una finalidad de denuncia pública, educativa, democrática y política muy superior a la del Concejo Deliberante del PJ y de la Alianza, porque sin dietas y sin clientelismo ellos han decidido por asamblea cada paso a seguir, incluso para discutir quiénes se hacían cargo de los únicos tres puestos de trabajo ofrecidos por la Cooperativa Levin.


El Partido Obrero marcha el viernes 23/6 por una solución definitiva de los desocupados, es decir, por una ley nacional contra los despidos, por la derogación de las leyes y decretos flexibilizadores, por un aumento general de salarios que contemple un mínimo de 600 pesos, y por el subsidio a todos los desocupados de 500 pesos.