15/06/2017 | 1462

Marcha y paros en la rama siderúrgica

Desde el lunes 12 hasta el viernes 16 se desarrollan medidas de acción directa en las plantas siderúrgicas del país.
sobre informes de San Nicolás y de Villa Constitución


El reclamo es la firma de la paritaria al 25%, en dos tramos, semejante a la firmada para el resto de los metalúrgicos cuestión que la Cámara formada por Techint, Mittel y otros se niega a suscribir.


 


La excusa de “imposibilidad de llegar a ese monto” con el cuento de la competitividad y de la crisis económica y de exportaciones va de la mano de medidas represivas y contrarias al derecho de huelga. En sectores como Haedo han llegado a suspender trabajadores impidiendo su ingreso a planta y en todos los casos han emitido comunicados informando del descuento de las horas y días de huelga.


 


A las patronales siderúrgicas no les basta con el tejido de acuerdos con Macri y su gobierno tendientes a impedir el ingreso de las patronales chinas en la rama.


 


Pretenden acabar con las conquistas de los trabajadores de una rama fundamental en la producción y cuya fuerza obrera se ha hecho sentir a lo largo de los años imponiendo básicos y acuerdos mucho mayores que en el resto del gremio.


 


El año pasado la Cámara Siderúrgica logró imponer 4 puntos por debajo de lo pautado y con la “oferta” del 20% en tres tramos para 2017 quedarían 5% por debajo del acuerdo general metalúrgico.


 


La comprensión por parte de los siderúrgicos de que van camino al achatamiento de sus básicos y sueldos ha creado un clima de deliberación en las plantas. El plan de paros por sector se está desarrollando a pesar de su complejidad. En unas líneas o sectores es de dos horas por turno, en otras de media hora por cada hora.


 


La marcha a la Cámara Siderúrgica, pasando por la sede de Techint el 14, ha representado a un sector de los trabajadores.


 


Caló se cuida muy bien de no movilizar y de no parar completamente las plantas. Amenaza con un paro de 24 horas.


 


Caló sigue el libreto del plan de lucha de la UOM que comenzó pidiendo 30% y arregló luego de una breve pero masiva escaramuza por 22% en dos cuotas, más la suma de 4.000 pesos en dos tramos no incorporada al básico.


 


Los siderúrgicos deliberan, exigen y enfrentan a la patronal, al gobierno y a la tregua de la burocracia.