20/05/2010 | 1129
MASSUH

Moreno: ¡fue por lana y terminó esquilado!

El gobierno acaba de ratificar el desguace de Papelera Quilmes (ex Massuh). Moreno y una comitiva, que incluía representantes del Ministerio de Trabajo y del fideicomiso encabezado por el Banco Nación, se hicieron presentes para confirmar el plan que ya había adelantado el funcionario K: despidos, bajo la forma de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas; rebaja de salarios a 1.500 pesos para todo el personal, sin distinción de cargo ni antigüedad y formación de una cooperativa. Según palabras de Moreno, dicha salida sería transitoria hasta que se pueda conseguir que algún sector privado se haga cargo de la planta. El plan de salvataje fogoneado por el “Barba” Gutiérrez, intendente de Quilmes, que alentaba transformar a la ex Massuh una suerte de papelera estatal, murió sin pena ni gloria.

El sindicato papelero, a su turno, se sacó la careta, pues luego de haber proclamado su oposición a la embestida del gobierno, formó parte de la comitiva oficial y avalaron esta propuesta ruinosa. El trabajo sucio y la presión que viene realizando el sindicato quedaron a la vista, pues la comisión interna de los jornalizados ha terminado alineada detrás suyo y refrendó la salida que el gobierno venía pergeñando.

Explotó la reacción obrera

En sus barbas, sin embargo, una parte de los trabajadores de Papelera Quilmes se le plantó a Moreno. Terminó silbado y repudiado por una parte de los trabajadores, mayoritariamente los mensualizados.

Una parte de la planta (por iniciativa de la comisión interna de mensualizados que rechaza el “plan Moreno”) ratificó la movilización del viernes 14 a la sede del fideicomiso en Capital.

Los compañeros rechazan la cooperativa trucha y exigen la inmediata continuidad laboral que garantiza el contrato hasta finales de 2011, el pago integral e inmediato de los salarios, sin reducción alguna para toda la fábrica y sin distinción. Con la marcha, arrancaron un compromiso de pago inmediato de los salarios adeudados.

La próxima etapa

Entramos en una nueva etapa. Con los anuncios y la reacción obrera, el conflicto se ha reabierto.

La primera y gran cuestión es quebrar la cuña divisionista que ha impuesto el sindicato entre jornalizados y mensualizados para restablecer la unidad de la fábrica. Esto pone a la orden del día la necesidad de la convocatoria a una asamblea general conjunta. Para eso, corresponde apoyarse en la franja de compañeros jornalizados que se resisten a este acuerdo ruinoso y al sometimiento de la interna al gremio. Un hecho auspicioso en esta dirección fue la presencia de varias decenas de compañeros jornalizados en la última marcha, pese a que la comisión interna se jugó a fondo para boicotearla. En este marco, es impresecindible advertirle a los compañeros –y salir al cruce de la propaganda oficial y del sindicato–  que el ajuste que plantea Moreno no termina con los 100 retiros o jubilaciones. Luego vendrá una segunda y tercera tanda. La intención del gobierno es ir desgranando Massuh hasta dejarla reducida a una mínima expresión. Una desguace a fondo es la condición para, luego, encarar su reprivatización. Recordemos que la santafesina Mahle ha quedado literalmente vaciada con la abrumadora mayoría de sus 500 trabajadores afuera, y ahora ha aparecido un candidato para hacerse cargo.

La situación, al mismo tiempo, reclama un gran movimiento de solidaridad. Hacemos nuestra la propuesta lanzada por la comisión interna de Kimberley Clark de un gran acto en las puertas la ex Massuh, convocando a todo el ámbito gremial y popular por el triunfo de la lucha.
¡Ni despidos ni vaciamiento! ¡No al ajuste contra los trabajadores! La planta podría reactivarse completamente con 24 millones de pesos y transformarse en una fábrica productora de libros y publicaciones baratas para la educación estatal. ¡Qué el Estado se haga cargo inmediatamente y garantice la continuidad laboral de todos, trabajando y cobrando los salarios completos!

Impulsemos pronunciamientos por fábricas y lugares de trabajo y estudios. Hagamos de Massuh y su lucha una gran causa popular y de todo el movimiento obrero.

En esta nota

También te puede interesar:

En respuesta, los trabajadores mantienen bloqueada la planta.
Gran cantidad de casos positivos se dieron en diferentes fábricas papeleras de la Provincia de Buenos Aires
La comisión interna denunció que se confirmaron cinco casos positivos de Covid-19
Se demostró el carácter amañado del proceso, con el único fin de beneficiar a la patronal. Los papeleros demandan la inmediata reapertura de la planta.
Los trabajadores reclaman hisopados para todo el personal.