22/03/2021

Mendoza: continúa el conflicto docente

Unidad para ganar.

El conflicto entre los trabajadores de la educación y el gobierno provincial, entro en nueva etapa. Luego del parazo de 48hs en el no inicio del ciclo lectivo se resolvió la continuidad con distintas acciones de lucha, medidas departamentales, la instalación de una carpa, entre otras medidas.

El paro fue muy importante por que expreso las grandes reservas de lucha de los trabajadores de la educación. Este fue el primer paro importante desde la sanción del ítem aula. Sorprendió al mismo director general de Escuelas, José Thomas, que no encontró docentes para la foto en el primer día de clases.

También fueron muy importantes las acciones departamentales que sumar un reguero de reclamos particulares, desde la infraestructura hasta las necesidades básicas de los niños. La acción en conjunto con la comunidad educativa de Lujan, Las Heras, Guaymallén y Godoy Cruz son un norte para el futuro desarrollo del conflicto.

No salió el mandato de paro por 72 horas como propusimos en las asambleas, pero se voto la continuidad de lucha. Crece entre la docencia la idea de que es posible derrotar a Suárez y su política anti popular, pero para eso es necesario mas que un paro de los trabajadores de la educación.

Los carneros salen de la cueva

El pejotismo en sus variantes celestes y azul-naranja volvieron a actuar unificadamente. Como es un clásico defienden sus intereses particulares, conta el salario y la escuela pública.

Por todos los medios militan para desactivar la movilización y lucha de los trabajadores de la educación, es que ellos siguen la orientación de la burocracia de Ctera que acordó un salario mínimo miserable en la paritaria nacional, diluyo una acción de lucha por las garantías para la vuelta a clase presencial pese a que una docena de provincias iniciaron con conflictos. Lo que es más importante es que están comprometidos a fondos con garantizar la paz social que no es otra cosa que garantizar la quietud de los trabajadores frente a la monumental crisis que se descarga sobre nuestras espaldas en forma de inflación, tarifazos e impuestazos.

Las 12 secciones (entre celestes y azul-naranjas) no se unificaron para potenciar la pelea, para reclamar un salario mínimo igual a la canasta familiar, tampoco para que se garantice la alimentación y conectividad de miles de niños. No lo hacen por que eso rompe la paz social que firmaron sus jefes de Ctera y Anabel Sagasti en Mendoza. Una política criminal y de entrega al antipopular gobierno de Rodolfo Suárez.

Por el contrario, se unifican y “movilizan” las seccionales que dirigen para atacar el fondo de huelga, es decir los recursos que deben ser destinados a garantizar que los trabajadores puedan seguir en lucha y no los quiebre el hambre y los descuentos. Pero al mismo tiempo reclaman que les envíen fondos para el sellito de goma de la CTA. SI Gustavo Correa necesita fondos que se busque un trabajo honesto.

¡Si, se puede ganar!

La paz social tiene como uno de su objetivo también garantizarle un proceso electoral “tranquilo” a los oficialismos provinciales, pero también nacionales. Buscan que no se cuele en el debate electoral el crecimiento algebraico de la pobreza, el hundimiento de los salarios y el fuerte avance de la carestía de vida. Le temen como a la peste a situación como la que enfrento Suárez cuando intento avanzar con su ley privatista de educación o mas aun cuando pretendió entregar el agua de Mendoza a las mineras.

Son justamente estos antecedentes los que hacen de Suárez un gobierno débil, que solo es sostenido por una oposición pejotista dócil, que despotrica para la tribuna, pero mantiene a la CGT, las organizaciones sociales y toda su autoridad sobre organizaciones de masas alineadas con la paz social.

Al mismo tiempo que los trabajadores de la educación rechazan la miseria salarial y exigen condiciones para la vuelta a las escuelas, los trabajadores de la salud pelean por sacar sus salarios de la miseria y pasar a planta permanente. Los obreros de bodegas también y las organizaciones piqueteras que mantiene una posición independiente del gobierno vienen llevando adelante un plan de lucha por alimentos, salario genuino y vivienda, pero también en defensa de la salud y educación pública.

Es el momento de unificar la pelea detrás del reclamo común de salario igual a la canasta familiar y trabajo genuino. La experiencia reciente con el “frente de unidad estatal” ha demostrado que no se puede impulsar una lucha consecuente en alianza con sectores burocráticos, mucho menos bajo su ala. Es el momento de que el SUTE responda favorablemente la convocatoria de SITEA a unificar la pelea.

En esta perspectiva, la necesidad de un plenario de delegados de base de verdad, que delibere y resuelva en un plan de lucha y un pliego de reclamos comunes, es una urgencia.

Tribuna Docente, como fracción de la directiva del SUTE, lanza una campaña de pronunciamientos a favor de un verdadero planteo de unidad. Para derrotar a Rodolfo Suárez, e imponer salarios y condiciones de trabajo. Para imponer la defensa de la escuela pública.