31/07/2014 | 1325

Mendoza: seis horas para los judiciales

Una decena de judiciales presentamos, mediante los diputados del Frente de Izquierda, un proyecto de ley que establece seis horas de trabajo, sin afectar el salario, con la creación de un cuarto turno para todos los trabajadores de las oficinas fiscales, aquéllos que reciben a las víctimas del delito en comisarías. Esto incluye a mayordomía, informáticos y choferes.

Las condiciones de trabajo de los compañeros de las oficinas fiscales son insostenibles: horarios rotativos (es decir, sin feriados ni fines de semana), hacinados, sin protección frente a la violencia cotidiana, instalaciones precarias que se inundan frente a la primera lluvia, baños anegados, instalaciones eléctricas inseguras. También son víctimas de abusos por parte de las autoridades.

La insalubridad y el riesgo laboral son los rasgos distintivos del trabajo en las oficinas fiscales, la cantidad de carpetas médicas psiquiátricas así lo confirman.

La campaña por este proyecto de ley ya está en marcha con afiches y juntadas de firmas, repartiendo el proyecto de ley en todas las oficinas y tomando contacto con los delegados o voceros ante la ausencia de los primeros. Luego de la visita a la Legislatura, la repercusión en los medios fue importante.

Luego de diez años de este reclamo, hemos logrado instalarlo entre todos los trabajadores judiciales, pero también en los medios y la Legislatura. Es lamentable que el gremio, habiendo sido invitado desde las primeras reuniones preparativas de esta campaña, no haya asistido, ya que este sector de judiciales es el más combativo y el que garantiza los paros.

La superexplotación y la insalubridad del sector son parte de una avanzada más general sobre las condiciones laborales de todos los trabajadores de la Justicia, que viene de la mano de la reforma judicial acordada entre el BID, el Banco Mundial y los gobiernos de turno, que buscan privatizar la Justicia y precarizar aún más el trabajo.

Luego del receso invernal de la Legislatura y de la feria judicial (la cual no se respeta para los judiciales de las oficinas fiscales), volvemos a la carga con la elección de delegados y una convocatoria a concentrarnos en la Legislatura masivamente para que el proyecto sea tratado en comisiones y aprobado.


Soledad Sosa, secretaria general adjunta – CTA