17/05/2021

Mendoza: vamos por la unidad de acción para derrotar el ajuste

El jueves 13 de  mayo se realizó una reunión multisectorial convocada por el Sute (sindicato docente). A esta asistieron distintas organizaciones entre sindicatos, agrupaciones sindicales, el frente piquetero, asambleas ambientales y activistas de distintos sectores. El rasgo dominante fue la heterogeneidad.

En la reunión se acordó, luego de un extenso debate, convocar a una movilización conjunta para el día jueves 20 como un primer paso en la unidad de acción de quienes estaban presentes. Desde la Coordinadora Sindical Clasista mocionamos que la consigna principal fuera el aumento salarial de emergencia y el fin de la precarización laboral; que la acción no fuera solo caravana sino también movilización para poder sumar a los sectores que vienen luchando y no tienen movilidad; que la marcha pase por el hospital Central, símbolo del ajuste durante la pandemia; y que se apruebe el pronunciamiento contra la persecusión a Soledad Sosa por parte de la Corte, así como preparar un plan de lucha progresivo en el camino de preparar un paro activo provincial, entre otras.

Una multisectorial, dos orientaciones

El debate, sin embargo, no giró en torno a la realización o no de la jornada de lucha -lo que contaba con consenso desde el primer momento- sino en el eje que esa jornada y las que siguieran debían tener.

Una posición, sostenida principalmente por los representantes del Sitea, el Polo Obrero, las agrupaciones de la CSC y las asambleas socioambientales, planteaba que el eje unificador debe ser la lucha contra el ajuste de ambos gobiernos, provincial y nacional. En la pandemia han perdido la vida muchos de nuestros compañeros pero no por culpa del SARS-CoV-2, sino por la política que ambas coaliciones de gobierno han llevado adelante durante la pandemia y desde hace décadas. Una política de ajuste y vaciamiento de la salud y la educación públicas, de reducción del poder adquisitivo de las y los trabajadores ocupados, desocupados y jubilados, y de garantizar a toda costa el pago de la deuda externa y las ganancias de los grandes capitalistas. El problema de fondo no es la pandemia sino las consecuencias que sufrimos las y los trabajadores por el mal manejo de la misma. Finalmente, después de un año, no se defendió ni la salud ni la economía, al menos no la economía del pueblo trabajador.

No es la pandemia la que firma paritarias a la baja ni la que contrata personal precarizado en los hospitales. No es la pandemia la que aplica tarifazos a la nafta cada dos por tres. No es la pandemia la que no se apropia de las dosis de la vacuna de AstraZeneca que se producen en el país y que ya pagamos pero no entregan. No es la pandemia la que saquea nuestros recursos naturales. No es la pandemia la que reprime a quienes salimos a luchar, ni la que paga la deuda y un largo etcétera.

La otra orientación, defendida por las agrupaciones ligadas al PCR (parte del Frente de Todos), colocaba como eje principal a la pandemia en sí misma, mientras sus intervenciones se dedicaban a defender la política y acciones del gobierno nacional -llegando al absurdo de argumentar que no están pagando los intereses de la deuda. No es casualidad. Si la causa de todos nuestros problemas es la pandemia, no se le puede achacar la responsabilidad al gobierno, sino al virus.

Unidad de acción para derrotar el ajuste

La unidad no es algo que se decrete en una reunión sino que se construye en la acción. Varios sectores de los que estuvimos presentes en la reunión -no casualmente los que defendimos la primera posición- venimos hace más de un año movilizando juntos contra el ajuste, como se reflejó también en la última movilización el 1° de Mayo en el marco del discurso del gobernador. Sumar nuevos sectores y establecer un espacio de deliberación común es un paso adelante, siempre y cuando no signifique correr el eje por el que venimos luchando. La realización de un plenario de delegados de base con mandato de todos los gremios, que resuelva un plan de lucha progresivo en camino al paro general provincial se hace cada vez más necesario. Dar el salto de la mera coordinación a la verdadera unidad de acción.