05/10/2016

Minera Sierra Grande: tercera semana de paro

Continúa la lucha de los mineros de Rio Negro.


Los trabajadores de la Minera Sierra Grande han entrado en su tercera semana de paro.


El conflicto dio un salto cualitativo con el desconocimiento –por parte de los mineros– de la conciliación obligatoria decretada por el Ministerio de Trabajo y el traslado del centro de la protesta a la Ruta Nacional Nº 3, con cortes intermitentes.


Es que su reclamo elemental –que la patronal china reconozca el aumento salarial del 22 % al básico acordado con AOMA en la paritaria, que debía haberse hecho efectivo a partir del 31 de julio– esconde una lucha de fondo por la defensa de la fuente de trabajo. El conflicto de los mineros deschavó totalmente el “cuento chino” de la reactivación de la ex HIPASAM  mediante el “aporte de capitales privados”.


Hierros Patagónicos S.A.M. (HIPASAM) fue creado en 1969. En 1991, Menem cesanteó a sus 1300 obreros y clausuró las instalaciones, condenando a Sierra Grande a convertirse en un pueblo-fantasma. En 2006, el gobierno de Rio Negro procedió a la privatización de la mina. Se hizo cargo de la misma la empresa estatal china Leng Cheng Mining, por apenas 6.5 millones de dólares. Lo que le siguió fue una historia de depredación ambiental y superexplotación.


Para negarse a pagar el aumento acordado en la reciente paritaria, la empresa agita el fantasma de los despidos y el cierre de la mina. El gobierno acompañó el chantaje patronal decretando ilegalmente la conciliación obligatoria, porque no puede aplicarse al existir retrasos salariales.


Los trabajadores de la mina denuncian la falsedad del argumento patronal de la “falta de recursos originados en la baja rentabilidad”, ya que en los meses que mediaron desde enero hasta la fecha se realizaron tres embarques por un monto aproximado de varios millones de dólares y hay otros previstos para octubre y noviembre.


La población de Sierra Grande acompaña solidariamente la lucha de sus mineros, y se abroquela alrededor de ellos porque está en juego su supervivencia.


El Partido Obrero de Río Negro se solidariza con los trabajadores de MCC y reclama:


El pago inmediato y retroactivo al 31 de julio del incremento salarial del 22 % al básico acordado en paritaria.


El pago de los jornales caídos durante el paro.


Ningún despido y suspensión.


Plena satisfacción de los reclamos ambientales de los municipios de Sierra Grande y Playas Doradas.


Que la provincia garantice la continuidad operativa del yacimiento, bajo control de los trabajadores, ante un eventual retiro de MCC.

También te puede interesar:

Por un frente único de todas las luchas de la provincia.
Por el cierre inmediato y un salario equivalente a la canasta familiar.
Pesan las acusaciones por malversación de caudales públicos en los planes de viviendas de la localidad, incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad.