29/09/2020

Ministerio de Educación CABA: refuncionalización y precarización laboral

Cambio forzoso de tareas, trabajo a distancia sin provisión de elementos, exposición al coronavirus y extensión de la jornada laboral.

El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires viene ocupando un lugar prominente en el debate político de las últimas semanas, por su insistente orientación de vuelta a clases y apertura de escuelas.

Ahora bien, ¿quiénes son y en que situación nos encontramos los trabajadores de este ministerio?

Se trata de un panorama bien diverso del de los funcionarios como Fabián Caponni, directores, gerentes y subgerentes del Ejecutivo que auguran la vuelta a las escuelas y el trabajo presencial, quienes ganan de bolsillo más de 150 mil pesos mensuales.

A diferencia de ellos, los trabajadores continuamos trabajando en nuestros hogares sin ningún tipo de asistencia por parte del Gobierno de la Ciudad, teniendo que solventar los gastos de internet y telefonía, y sin provisión de equipos por parte del Estado.

Incluso muchos, al ser designados como «esenciales», terminamos siendo refuncionalizados, sin recibir plus salarial alguno por las tareas que pasamos a desempeñar. Esta política se ha desarrollado al punto tal de apelar a los «voluntariados» o al programa de «servidores esenciales» para obligar a diversos sectores a salir a cumplir todo tipo de tareas, que incluso suponen una exposición al virus. La atención telefónica de las familias de bajos recursos en plena pandemia fue otra de las «nuevas tareas» designadas; es decir, avanzar en conformar una especie de «call center» sin siquiera dar un equipamiento como un celular a quienes deben realizar los llamados.

La designación de los capacitadores referentes en la validación masiva de becas, o la de los administrativos itinerantes, para entregar bolsones de comida en las escuelas a las familias, son otros ejemplos de esta orientación ajustadora y precarizadora del ministerio.

Otro de los aspectos es que las horas extras pagas brillan por su ausencia para la totalidad del personal, mientras que los mensajes fuera del horario laboral, que extienden la jornada, están a la orden del día. Esta tendencia encuentra el mejor terreno para desarrollarse en la medida que la gran mayoría nos enrolados en distintas formas de contratación precaria. Desde el monotributo, particularmente en los sectores más jóvenes, hasta otras formas de contratación, restringiendo solo a un sector reducido de trabajadores «no docentes» que pertenecen a la planta transitoria o permanente amparadas por la ley 471 -ya que muchos se han ido jubilando o han aceptado el retiro voluntario.

Se suman a lo descripto los mensajes de los directivos al conjunto de los trabajadores de planta para «colaborar» con otras tareas, una cantidad de trabajo burocrático que no hace más que aumentar el control y la sobrecarga de los trabajadores de los distintos sectores.

A su vez, el ministerio pretenden avanzar en la apertura indiscriminada de los colegios pero sin garantizar medidas de seguridad y protocolos para que los trabajadores no estemos expuestos al virus. Tampoco hay claridad sobre qué pasaría con aquellos que son sectores de riesgo, particularmente quienes forman parte de los eslabones más precarios de contratación -ya que, al encontrarse por fuera del convenio, no tienen contempladas licencias ni ART. Días atrás, falleció un trabajador del municipio obligado a trabajar pese a ser grupo de riesgo.

Es claro que la política del gobierno de Larreta en general, y en particular la del Ministerio de Educación, es la de atomizar a los trabajadores, separarlos de sus reivindicaciones elementales y desalentar cualquier tipo de iniciativa de generar un reclamo genuino por parte de los trabajadores. Nosotros tenemos la tarea de reagruparnos y plantear el conjunto de los reclamos.

Necesitamos organizarnos

Desde la agrupación Tribuna Municipal venimos denunciando estos atropellos del ejecutivo y la complicidad manifiesta de la gremial municipal Sutecba. La paralización de las fracciones de ATE por pelear las «migajas» y cuidar su «quintita» también generan desconcierto.

Los precarizados del Ministerio de Educación tenemos que canalizar nuestros reclamos por fuera de estos sectores burocráticos y patoteriles. Así como se organizan los enfermeros por el pase a la carrera profesional y los docentes por la apertura de paritarias, romper el cerco de las burocracias y organizarnos.

Un primer paso en ese sentido es la audiencia pública (virtual) de precarizacos del Gobierno de la Ciudad, que estamos impulsando desde la banca del legislador del Partido Obrero, Gabriel Solano, y se realizará el próximo 14 de octubre a las 18:30 h.

Sumemos a todos los trabajadores del Ministerio de educación a esta iniciativa concreta, para generar un horizonte claro e iniciar con fuerza una lucha clave por el pase a planta permanente y por todas nuestras reivindicaciones.