16/06/2011 | 1181

Puerto General San Martín – Mosaic-Herme Juárez: una pelea por el botín de las tercerizaciones

Efectivizar ya a los obreros

La Cooperativa Portuaria de Puerto General San Martín y el Supa (sindicato que nuclea a los obreros que trabajan en ella) están férreamente dirigidas por Herme Juárez, un oscuro personaje, que es el presidente de la cooperativa y, al mismo tiempo, secretario general del gremio.

Juárez quiso imponerle a la empresa Mosaic (del grupo Cargill) la contratación exclusiva de la cooperativa, para la carga, descarga y estibaje de materias-productos fertilizantes. Esta tarea la viene haciendo Milisenda, una conocida empresa de montaje que tiene contratos en varias aceiteras de la zona. Milisenda tiene a su personal en Mosaic bajo el convenio de camioneros.

Mosaic se resistió, argumentando que no estaba obligada a contratarla porque sus cánones son un 40% mayores que el de otras empresas. Contrató a un ex aliado de Juárez que formó su empresa de estibaje «Port Side» en Zárate. Juárez reaccionó: como respuesta (tenía un trabajo acotado, solamente, la descarga de un barco) montó un piquete en la puerta de Mosaic y les dejó maquinarias propias dentro de la bodega.

Usando como apoyo público la figura de Quiroga, de una de las CGT del cordón, Juárez amenazó con bloquear todas las empresas aceiteras y granerías de la zona. Pero no tuvo el apoyo de los demás gremios, todos con centenares de tercerizados

Así las cosas, luego de veinte días de bloqueo de Mosaic en soledad, Herme Juárez decidió retroceder y fumar la pipa de la paz con la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas -que integran Milisenda, Mosaic y la cooperativa- para obtener solamente poco más de lo poco que venía haciendo.

Milisenda, como decenas de empresas contratistas, ha encuadrado en algunos lugares a sus obreros dentro del convenio de los efectivos (aceiteros), pero siguen teniendo un trabajo precario atado al contrato de sus patrones con las cerealeras.

La lucha que debieran dar los sindicatos y soslayan es por el pase a planta permanente de todos los obreros, encuadrados en el convenio y con mejor pago. Así debe ser para todos los obreros de Mosaic (afiliados al Supa o a químicos de San Lorenzo).

Por 5.000 pesos de mínimo para todos; comités independientes de seguridad e higiene de obreros electos y revocables en asambleas de fábrica.

No olvidamos a los Ramiro Burgueño, que pierden la vida o sufren mutilaciones en las fábricas del Cordón.

¡Basta de depredación ambiental y laboral!

En esta nota