22/01/2018

Movilización en Mar de Ajó contra los despidos en los casinos bonaerenses

En Mar de Ajó se realizó una marcha contra los despidos y el cierre de los casinos de dicha localidad, Valeria del Mar (que no abrió sus puertas) y Necochea. El pretexto de Vidal es reducir el alcance del juego, pero el verdadero objetivo de la resolución es avanzar en una extensión y privatización del juego en toda la provincia, cuyos principales beneficiarios son los Angelici, Mautone y compañía.


Los despidos en los casinos se suman a una ola de cesantías en el sector público que incluye el cierre de Fanazul, los despidos masivos en la UEP (Unidad Ejecutora Provincial), el Senasa, el Hospital Posadas y el vaciamiento del hospital de Villa Gesell y las salitas de atención sanitaria en Pergamino.


El Partido Obrero acompañó la movilización de los trabajadores. La presencia de la diputada nacional Romina Del Plá fue muy aplaudida. Dirigentes de los sindicatos presentes denunciaron el no cumplimiento del artículo 37 que establece el monopolio del juego por parte del Estado. Durante la actividad, juntamos decenas de firmas por la libertad inmediata de César Arakaki y Dimas Ponce. También planteamos la necesidad de enfrentar la liquidación del IPS y la necesidad de un Congreso de Bases del movimiento obrero y de un paro activo nacional y plan de lucha.


La adicción al juego (ludopatía, potenciada por las máquinas tragamonedas y el juego online) asola a los trabajadores y se agudiza en momentos de crisis económica. Actúa como un gran succionador de los magros sueldos y pertenencias de los trabajadores y como disciplinador social (como toda adicción). En tal sentido, acompañamos incondicionalmente la lucha en defensa de los puestos de trabajo frente a la política privatista de Vidal, y le unimos asimismo como planteo la necesidad de un plan de reconversión, para la transformación de las salas de juego en centros culturales, de arte y de expresión para el desarrollo humano de los trabajadores y la juventud.

En esta nota

También te puede interesar:

Reclaman un “corredor sanitario” que los exima de responsabilidad y les permita avanzar en el desmantelamiento de los protocolos.
Varios trabajadores han sido despedidos en las bodegas más grandes de Mendoza como represalia por su actividad sindical.
La firma entró en concurso de acreedores y adeuda sueldos a 1.800 trabajadores.
Trabajadores autoconvocados denuncian la suspensión de cobertura médica por falta de pago de la patronal.