12/11/2020
Siniestro laboral

Mueren tres operarios tercerizados en la planta de Nidera en Junín

Eran empleados de una contratista de la aceitera china Cofco, que se encontraban realizando tareas de mantenimiento en un silo.

Tres trabajadores fallecieron el martes 10 en un silo de la planta de Nidera, situada a la vera de la Ruta Nacional 7 a la altura de la localidad de Saforcada, en el partido bonaerense de Junín. El predio pertenece a la compañía aceitera china Cofco Internacional, que a principios de 2017 compró el 100% de las firmas Nidera y Noble Agri.

Se trata de Gerardi Ariel Soloa, Gabriel Alberto Suárez y Diego Omar Caminero, empleados de la empresa contratista Tork, que presta servicios en Cofco de forma eventual y en este caso cumplía funciones de limpieza y acondicionamiento de los silos.

El siniestro ocurrió cerca de las 1o:00, cuando los obreros realizaban tareas de mantenimiento y se produjo el repentino desmoronamiento de una pared lateral de granos de girasol, lo que ocasionó que una de las víctimas fuera chupada por una rejilla. Los otros dos compañeros acudieron a su salvamento, pero quedaron sepultados también por el cereal y perecieron por asfixia. Al momento del accidente había once paleros limpiando el silo, que quedaron atrapados por más de media hora entre el girasol. Cuando llegó personal de rescate a la planta, los tres ya habían perdido la vida.

Cabe consignar que el trabajo que estaban realizando conlleva muchos riesgos, por lo que es necesario el cumplimiento de ciertos protocolos y procedimientos de trabajo seguros, como contar con la presencia y ayuda de bomberos, para construir las línea de vida que aseguren el arnés al trabajador, que sostengan al individuo y cuenten con los equipos necesarios para controlar cualquier emergencia. Todo eso estaba lejos de aplicarse en el presente caso.

Cofco es un holding de procesamiento, fabricación y comercialización de alimentos de propiedad estatal china, que días atrás se vio beneficiada por el gobierno nacional por una quita en las retenciones. No es la primera vez que ocurren graves siniestros en sus plantas: en diciembre de 2017 una terrible explosión en la fábrica de Puerto San Martín dejó a dos trabajadores fallecidos y varios heridos, y a principios de 2019 falleció otro trabajador producto de las graves lesiones que sufrió al caer desde una pasarela ubicada a 15 metros de altura.

Hay que terminar con las condiciones laborales que llevan a estos “accidentes”. Para eso hay que poner fin a la flexibilización y la tercerización laboral, que sean electas por los trabajadores comisiones de seguridad e higiene con derecho a parar la producción cuando se adviertan riesgos. Es la única forma de terminar con la desidia patronal y la complicidad estatal.

Deben investigarse hasta el final las responsabilidades de la empresa contratista Tork y de Cofco, para penalizarlas por todas y cada una de las medidas de seguridad incumplidas.